Tomás Bustamante & Distributalia, un culebrón televisado en los medios. Último bochorno para el socio gimnástico.

Meses de mentiras, contradicciones y muchas dudas sobre una posible publicidad para el Decano Cántabro.

Apareció en nuestras vidas una empresa desconocida para nosotros, allá por el 4 de diciembre del año pasado, que pondría 600.000€ en nuestra Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega a cambio de un patrocinio publicitario, y modificar el nombre del estadio al Malecón. Todo siempre explicado perfectamente en el medio escrito que Tomás Bustamante usa para comunicarse con sus socios. Quitaría la deuda del club, prácticamente.

Dentro de esas primeras informaciones, se ligaba este patrocinio a la continuidad en la presidencia de Tomás Bustamante, poniendo como condición para que el contrato se llevase a cabo, que el máximo mandatario fuese el líder del proyecto. Todo a escasos días de que la actual junta directiva llevase esta baza a la Asamblea de Socios del 23 de diciembre. La jugada para él parecía perfecta, todo atrasado hasta finales de año, donde sacarse este AS de la manga.

Pocos días después de que salieran estas informaciones en torno a Distributalia, Emil Ivanov, representante de la empresa concedió una entrevista en Radio Studio, donde afirmó con rotundidad que el patrocinio no iba ligado a Bustamante, y si al club, fuese quien fuese el presidente. Lo que resultaba contradictorio entre lo que Bustamante filtró al medio escrito, con lo realmente “negociado” entre ambos. Primera en la frente.

Dentro de ese contrato ya firmado, se establecía el comienzo del mismo el 1 de enero del 2.020, entrando desde ese día en vigor la publicidad en camisetas y vallas del campo, más el nombre del estadio.

El 23 de diciembre del 2.019 Tomás Bustamante pierde la votación en la que ponía su cargo a disposición del socio, saliendo “NO” a que su junta finalizase su mandato, y se abriera de esta manera un proceso electoral. Ni con una supuesta aportación de 600.000€ el socio respaldó la gestión del presidente…..

Llega enero, y el día 5 se juega el primer partido en el Malecón. Ni rastro de Distributalia en las vallas del campo, en las camisetas, ni en el cambio de nombre al estadio. Muy raro. Dos días después de ese partido, la persona que ejerce de directivo (pese a no estar aún aprobado en Asamblea) Manuel Berrazueta, afirma en Radio Studio, con respecto a la no presencia de la publicidad de Distributalia estando supuestamente el contrato ya en vigor: “es porque estamos activando el acuerdo, ha habido Navidades y no hemos tenido tiempo”. Llega el siguiente partido en casa, 12 de enero y tampoco está Distributalia por el Malecón. Y el día 26 de enero tampoco…….

El tema comienza a cambiar cuando nos enteramos el 28 de enero, en el medio escrito por el que Tomás Bustamante se comunica con sus socios, y es que según él ahora: “el contrato tiene que ser ratificado por el presidente que salga de las elecciones. Si no habría elecciones, el contrato ya hubiese entrado en vigor el 1 de enero”.

Lo que era un contrato aparentemente normal entre una empresa que invierte en publicidad en un club de fútbol, fuese quien fuese el presidente dicho por Emil Ivanov, pasó a ser como condición, esperar a las elecciones y que el presidente ganador ratificase el acuerdo. Lo nunca visto.

Acaba enero, y ese primer plazo que debían de pagar el día 31, de 100.000€ no llega. Pasa más de medio febrero y no hay noticias.

Pero llegamos al día 18 de febrero, y aparece en escena José Luis Gutiérrez, director financiero de la empresa Distributalia. Quien en Radio Studio afirma que Tomás Bustamante les engañó, y que a la hora de la firma cambió el contrato pactado, quitando una de las clausulas que decía, que dicho acuerdo de patrocinio debía de ser aprobado por la Asamblea de Socios de la Gimnástica. Según José Luis Gutiérrez, Tomás Bustamante quitó ese punto importante en el contrato que finalmente firmaron. Llegó a afirmar que en los próximos días estudiarían si continuaban con la idea de ser patrocinador del club, o finalmente retirarse.

Pero sólo 24 horas después, este pasado miércoles, aparece de nuevo Emil Ivanov, uno de los representantes en España de Distributalia. Y suelta el bombazo de que este patrocinio no va ligado a la Gimnástica, y si a la continuidad de Tomás Bustamante como presidente. Diciendo incluso que no se fía de Siro del Barrio, al que previamente le han pedido que ratifique el acuerdo en caso de ganar las elecciones, ¡¡cuando ni si quiera estamos en proceso electoral!! ¡¡Cómo un socio va a ratificar un acuerdo de patrocinio, sin estar en el club, y sin ni si quiera ser una opción a presidente, cuando no hay aún elecciones!!

Es realmente triste de cara a esta empresa, que sólo vaya ligada a la continuidad de Tomás Bustamante. Me genera rechazo ver que si gana Siro del Barrio o cualquier otro candidato que se presente, no pueda tener estos ingresos por publicidad, lo que dice muy poco de Distributalia. Me sorprende también ver cómo al grupo de trabajo de Siro del Barrio se le pide la máxima celeridad por parte de esta empresa en contestar, y en cambio aceptan los engaños y modificaciones de contrato que ha hecho la junta de Tomás Bustamante…

He resumido lo más posible lo que han sido estos esperpénticos 3 meses en torno a Distributalia, y al presidente Tomás Bustamante. Da para una serie del género dramático, tocando el humorístico y rozando el de ficción. Mentiras, más mentiras, y muchas más mentiras.

Ni si quiera vendiendo la moto de 600.000€ pasa una Asamblea, perdiendo todas sus votaciones. Semanas de engaños de toda una junta directiva. Actores en medios de comunicación diciendo hoy una cosa y mañana otra.

¿Sabéis cuál es la siguiente? Esta: “Siro del Barrio tiene la culpa de que no lleguen 600.000€, por el mal ambiente generado que ha echado de Torrelavega a Distributalia, una empresa solvente que iba a quitar la deuda del Decano Cántabro”. Al tiempo, amig@s, al tiempo.

PD. Todo esto me hace recordar a lo que ocurrió con el Cantabria Lobos, cuando al día siguiente de que Ciriaco Díaz Porras lo convirtiese en SAD, inyectando bastante dinero, se fuese el club a la desaparición………

Tomás, ¿cual es la siguiente película?

Leave a Reply

Your email address will not be published.