Se acabó el sueño de la Copa para la R.S.Gimnástica, lo tuvimos ahí….

Fue bonito mientras duró……así lo podríamos definir.

Esta Copa si ha servido para algo es para que el Malecón vuelva a vibrar con su equipo, para que vuelvan esas tardes de gloria sobre un césped histórico que ha vivido con el paso de los años días inolvidables, y que esta afición tanto necesita revivir.

Allá por el mes de junio ¿quién pensaba en este torneo?, os lo digo yo, nadie. Es una competición que a principio de temporada a nadie le interesa, pero que con el paso de las rondas ha enganchado no solo al equipo, si no a toda la ciudad de Torrelavega. Comenzamos eliminando a la S.D.Compostela de 2ª “b”, tras el partido de ida donde el equipo mereció ganar en San Lázaro. Después remontamos un 3-1 ante la S.D.Logroñés en una tarde en el Malecón para recordar, con 3 goles en 25 minutos. En cuartos apeamos al C.D.Sariñena, también remontando el resultado adverso de la ida, con un 3-1 en el Malecón. Llegamos a semifinales donde la Gimnástica se enfrentó a un equipo de un nivel sobresaliente, como el Atlético Baleares, perdiendo también en la ida. Y se rozó el milagro, ¡¡vaya si se rozó!!

La de ayer fue una tarde para el recuerdo, una tarde que no se nos va a olvidar, ni a nosotros ni a los jugadores y cuerpo técnico. Y eso que empatamos, y caímos eliminados, pero ayer la Gimnástica ganó, venció, y mereció salir a hombros. Pusimos contra la pared a un equipo hiper-profesional, con un presupuesto que multiplica varias veces el de la Gimnástica, con futbolistas que han jugado en 1ª división y 2ª.

La Gimnástica y su afición merecieron llegar a la final, sin duda, es injusto caer apeado cuando el rival te crea 3 ocasiones en 180 minutos, y tú haciendo casi 10 te vas a casa, así es el fútbol.

La afición recordará este torneo por esos grandes partidos de vuelta en el Malecón con sabor a remontada, con goles, con intensidad, donde los gimnásticos volvieron a vivir momentos de mucha emoción. Los jugadores tampoco lo olvidarán, sobre todo los recién llegados, que nunca han sentido el aliento de una afición como la de Torrelavega, estos futbolistas sienten lo que es llevar ese escudo, para lo bueno y para lo malo. Ayer fue en lo bueno, y tuvieron ese plus que da el Malecón.

Gracias jugadores y cuerpo técnico por hacernos vibrar de esa manera, pero que no sea la última esta temporada………queremos más.

Leave a Reply

Your email address will not be published.