Nos vamos a tercera división, en un año plagado de errores nuestros, muchos, y también del colectivo arbitral.

La Gimnástica ha descendido con aún dos jornadas por delante.

Año tremendamente duro, lo sabíamos, éramos conscientes de la categoría donde competíamos, y casi desde el principio las cosas se torcieron. Para llegar a este punto ha habido una mezcla de todo, en un año marcado evidentemente por el bajo presupuesto para la categoría, aunque tampoco mucho menor que otros 4 o 6 equipos. No hay un único culpable, culpables somos todos.

Posiblemente una no buena planificación de todo, no teniendo un 9 goleador puro y donde se ficharon centrales muy tarde, y quizá de no un gran nivel, bajo mi punto de vista, salvo Ramiro, quien junto a Álex han sido los mejores fichajes de Chalana en estos años. Evidentemente quien toma decisiones se equivoca, pero ha habido casos de apuestas que no han salido.

Yo entonaré el “mea culpa”, debido a que dije y publiqué en alguna ocasión que Pablo Lago con la plantilla que había, no podía hacer más. Si, me equivoqué, y después se demostró que este equipo sabía jugar mucho mejor, y competir, aunque esa mejoría no se tradujo en puntos con la llegada de Dani Mori. Creo que Lago debió ser destituído mucho antes, y como he dicho, me equivoqué. Con el paso de las semanas me di cuenta que no había porqué temerle tanto a los rivales, y no era lógico jugar ante el Amorebieta, Durango, o Langreo entre otros, como si del Bayern de Münich se tratase. El lastre de puntos con Lago era imposible de recuperar, teniendo que hacer una segunda vuelta casi con números de play-off para salvarnos.

Después con Mori, se juntó la lesión de Nacho Rodríguez, el jugador con más gol, con diferencia, de este equipo, justo en el momento donde el caudal ofensivo del equipo era mucho mayor. Serán imaginaciones mías, pero seguro que con Nacho en el campo hubiésemos sacado más puntos. Hemos perdonado mucho de cara a puerta, y lo hemos pagado caro. Creo que estamos descendidos por méritos propios. Pero ojo, eso no quita para que este año la Gimnástica haya sido muy maltratada por el colectivo arbitral, y me atrevería a decir que robada en muchos encuentros. Ya puse hace escasas semanas una clasificación donde tras el partido de Estella, si los arbitrajes hubiesen sido más o menos justos, la Gimnástica estaría fuera de descenso. Y no es patalear, es decir y comentar lo que ha pasado, sin forofismos. A este equipo se le han robado más de 8 puntos, y lo demostraría ante cualquiera que lo niegue. Y me da pena sobre todo por esa afición que lo ha pasado tan mal, viendo a su equipo maltratado por el estamento arbitral, ya te pitase un gallego, o navarro o un castellano-leonés, en casa o fuera, daba igual.

Al final nos vamos con pena a la 3ª división, creyendo que con poco más que se hubiese mejorado, y con unos arbitrajes justos, estaríamos aún luchando por la permanencia. Pero no os olvidéis que volveremos a intentarlo, ya que en la Gimnástica jamás se bajan los brazos. Nos caemos y nos levantamos. Nos volvemos a caer y saltamos de nuevo……. así es el ADN gimnástico.

Leave a Reply

Your email address will not be published.