La Tribuna de Manolo Haro: “Una semana para decidir.”

La victoria ante el Rácing-B vino a demostrar que, cuando el equipo se muestra con un mayor grado de tranquilidad, las cosas pueden cambiar a mejor. Es cierto que el marcador ayudó, pero también lo es que al tenerlo a favor, se supo mantener un nivel de control que, sin ser brillante, sí contribuyó a manejar los tiempos y mantener un resultado positivo que ya empezaba a ser urgente.

Fue un partido en el que se cumplió la máxima de que “es preferible no jugar bien, pero ganar” cuando, como en nuestro caso, los puntos empiezan a ser vitales. Esta victoria, en mi modesta opinión, tiene doble valor: el triunfo en sí y el adversario por su condición de rival directo e igualmente candidato al ascenso. Se demuestra que la racha de juego dudoso puede y debe ser pasajera. Que la Gimnástica no ha dejado de ser lo que siempre ha sido. Que estamos aquí, sin renunciar a nuestros objetivos.

Ante el Tropezón, se empezó a sentir que la recuperación es una posibilidad real que continuó frente al filial racinguista. Se lograron 4 puntos de 6 posibles (en casa), suma que se ensombreció con dos inesperados empates en Santillana y Barreda, pero continuamos sin perder. Lo de la botella medio llena.

Pero hoy continuamos con una especie de maratón, visitando a otro duro rival, el UM Escobedo en su campo “Eusebio Arce”, que tampoco pondrá las cosas nada fácil. Una oportunidad para creer en nosotros mismos. Para que el equipo se vaya encontrando a sí mismo y culminar la semana ante el Castro, el domingo día 5. Para eso habría que rematar la faena con un par de victorias más.

No es poco pedir, por  supuesto,  pero es la Gimnástica. La que esperamos desde el principio de temporada. La que anhelamos y en la que confiamos. En definitiva, una semana para  decidir. La solución, en cuatro días.

Leave a Reply

Your email address will not be published.