La Tribuna de Manolo Haro: “¿`Réquiem´ por nuestra Gimnástica?”

Seguramente que es una excelente persona. Seguramente. Seguramente que es un buen profesional en lo suyo. Seguramente. Pero como Presidente de la Gimnástica, seguramente es de lo más nefasto en los 110 años de historia del Club. Seguramente.

Yo “calé” la catadura de este dirigente cuando se mostró ofendido porque este socio y gimnástico censuró el riesgo que suponía (además de la pésima imagen como equipo), el largo viaje a Santiago de Compostela con motivo del partido de Copa en el mismo día y en coches particulares, con regreso a Torrelavega al final del mismo, con la irresponsabilidad consiguiente en caso de accidente -nada improbable, dadas las condiciones meteorológicas de la fecha-, entendiendo que, con mi comentario “perturbaba la paz de sus merecidas vacaciones”.

A pesar de mi mordaz respuesta con letra de la canción “A veces llegan cartas”, le propuse compartir el típico cafetuco para “achicar espacios”, sin obtención de respuesta alguna por su parte. Pues bueno… Desde entonces, fui haciendo un inevitable seguimiento de sus peripecias al frente del Club Decano de Cantabria, gloria y orgullo de Torrelavega, respetado y querido en todo el planeta-fútbol del país, algo que con el paso del tiempo ha venido contribuyendo a su “demolición”.

Pero a punto de culminar el desastre, viene el frenazo en asamblea de socios, relatada de manera amplia y exhaustiva en el soberbio trabajo de MARCADOR GIMNÁSTICO, donde se desenmascara la penúltima “jugada” para obviar una situación mercantil que esconde el peligro que supone la aparición de un personaje que dícese haber aportado inicialmente 10.000 euros, previos a otros 40.000, para hacerse con el control y poder del Club. Un sujeto supuestamente investigado por la UCO, amén de haber llevado a la ruina al Real Avilés y en camino de hacer lo propio con el Cacereño. Y Hacienda, S.S., Diaz de Entresotos y más y…

Sí. Hablo de Tomás Bustamante, incapaz de dar explicaciones convincentes de la situación a la que ha llevado a la Gimnástica, junto a otros compañeros de viaje, incapaces de asumir su parte de responsabilidad -que también la tienen-, como el Director deportivo, cuyos fichajes han corrido de su cuenta, con un desajuste de sueldos entre mínimos y máximos que superan los 1.000 euros mensuales.

Todo ello se ha descubierto con la presencia de quien ha demostrado su compromiso como gimnástico. Tanto cuando jugaba, como ahora de socio y seguidor. Hablo de Siro del Barrio, que se presentó perfectamente documentado, de manera incontestable. Le sacó los colores al Presidente y resto de acompañantes en la mesa, a quienes dejó sin respuestas, gesto que no hizo más que asumir lo que el ex-jugador estaba desvelando ante el asombro e indignación de un número de socios asistentes mucho mayor que nunca y que se olían lo que se iba a ocurrir.

Ahora toca esperar. Si hemos estado sometidos a una especie de “arma de destrucción masiva”, queda la pregunta del millón (nada peyorativa): ¿y ahora, qué?

Leave a Reply

Your email address will not be published.