La Tribuna de Manolo Haro: “Aviso a navegantes, máxima concentración”.

El paso por Bezana fue un aviso a navegantes. Ante un equipo de la cola, solemos confiarnos en exceso casi sin querer.

Lo repetimos hasta arriesgarnos a ser pesados, pero la confianza es una pésima compañera de viaje. El partido lo juegan 11 contra  11 y, por mucha diferencia que pueda haber entre los contendientes, puede pasar cualquier cosa, que nunca se gana sin bajar del autobús.

Una buena 1ª parte sirvió para que la GIMNÁSTICA mostrara sus credenciales dejando claro quién mandaba allí, pero las cosas cambiaron en la continuación, donde se le hizo de noche a los de Pablo Lago. O, cuando menos, aparecieron nubarrones que amenazaban “tormenta”.

Hay un dicho cántabro (“Con un desesperado, que nadie se meta”), aplicable a muchos casos y este pudo ser uno. Equipos que van necesitados, desesperados, como los que viajan en el furgón de cola, empeñados en abandonar esos puestos. Y para ello van a por todas, con el objetivo tradicional de ganar al Decano a costa de lo que sea, lo que suma esfuerzos para intentarlo.

Nuestro equipo le vio los dientes al lobo y en esta ocasión estuvo al filo de la sorpresa, aunque la fortuna, por esta vez,  se vistió de azul y blanco, con el gol de la victoria sobre la bocina.

Es un aviso a navegantes. Está más que demostrado que no se permiten despistes. Si queremos continuar en la línea de las últimas jornadas, no hay que perder la concentración. Y cada vez menos, a medida de que la temporada regular agota partidos.

Es difícil mantener un nivel de exigencia tan alto como el actual,  pero es imprescindible intentarlo al máximo posible si queremos tener opciones de éxito de cara al play-off, nuestro principal objetivo de cara al soñado ascenso a 2ª-B.

Difícil, claro. Pero por intentarlo no va a quedar. No está quedando. Para ello, no perdamos la concentración.

Leave a Reply

Your email address will not be published.