La Tribuna de Manolo Haro: “Sprint final, a lo Óscar Freire”.

En Torrelavega, tenemos a todo un Campeón del Mundo de ciclismo. Un “tal” Óscar Freire que, con su espectacular sprint, lo ganó 3 veces gracias a su resolución final.

Es en la recta final cuando hay que sacar lo mejor para llegar los primeros. Para ganar la prueba. Y la primera prueba de la Gimnástica, es la liga regular. Por eso hay que sprintar al máximo en los dos últimos partidos que restan (Siete Villas a domicilio y Solares en El Malecón),  para obtener el primer objetivo: el liderato.

La carrera está siendo larga. Nada menos que 38 etapas, de las que hemos ganado 25 y solo hemos dejado de sumar en 1, ya que en las 10 restantes, también puntuamos. Creo que los méritos están más que justificados. Si logramos rematar la faena, podemos cantar el ¡Alirón! el 13 de Mayo en nuestra bombonera, pero ojo, que el peligro ronda en forma de arbitrajes.

Lo ocurrido ante el Vimenor, no ha sido casual. Se vieron cosas inaceptables dentro del fair-play. Entradas duras, sin ánimo de jugar el balón ya perdido, que no pasaron de amarillas, cuando su color debió ser el rojo que, solo por acumulación, apareció fugazmente en una ocasión. “Recados” que las imágenes dejan fuera de toda duda el resultado de las mismas, con la complacencia de un ¿colegiado? que parecía haber dejado el bastón y el perro en el  vestuario. Algo que se ha venido repitiendo a lo largo de la temporada, cual si de una consigna se tratara, aunque lejos estoy de creer que sea así.

Entiendo, confío y creo en la buena voluntad de un colectivo llamado a ser el desahogo de frustrados o resentidos, a la hora de soltar exabruptos sin pastor desde las gradas. Pero también pediría, una vez más, que mostraran su imparcialidad supuesta. Que sancionen cuando sea necesario. Que no den, pero que tampoco miren a otro lado cuando las ocasiones son flagrantes. Y es que la Gimnástica parece el enemigo a batir no solo por los equipos rivales, sino por otros que no debieran serlo. Algo que, aún silenciado muchas veces, llega el momento de la “explosión”.

Vamos, pues, a por las dos últimas etapas, para llegar con éxito a esa especie de contra reloj, por finalizar con la jerga ciclista, que es el play-off de ascenso. ¿Esta vez sí? Pues ya toca.

Leave a Reply

Your email address will not be published.