La Tribuna de Manolo Haro: “¿Hay que empezar a preocuparse?”

No me queda más remedio que repetir lo que vengo diciendo y es que esto acaba de empezar. Para bien y para mal. Es cierto que todos queremos lo mejor para nuestro equipo. Incluidos los propios componentes de la plantilla. Ellos, los primeros. Pero también lo es que las cosas no siempre salen como nos gustaría. Sobre todo a la hora de lograr objetivos.

No es que vaya en clara defensa de los jugadores, aunque es verdad que están en pleno proceso de adaptación. Tampoco, que ponga la disculpa de los campos. El nuestro, por su pésimo estado o el prestado, por sus dimensiones, pues sabido es que El Malecón forma parte de uno de los argumentos principales a la hora de doblegar a la mayoría de rivales. Sobre todo, en los segundos tiempos, por sus medidas a lo ancho.

Pero hay que tener en cuenta que no ha transcurrido ese plazo apreciado entre 6-8 partidos al que me aferro a la espera de que nuestra Gimnástica demuestre ese favoritismo obligado por historia, prestigio, plantilla, objetivos…

Para eso, demos tiempo o plazo necesario, pero no excesivo si las cosas no mejoran. De momento, la botella está medio llena. No hemos perdido (2 victorias y 2 empates); no hemos disfrutado de una pre-temporada adecuada y, por tanto, de campos en condiciones. También se han producido bajas notables con respecto a temporadas anteriores, pero está claro que los ausentes ya no están y de poco sirve lamentarse aunque se echen de menos.

Un poco de comprensión y paciencia no vendría nada mal. Remover el banco del entrenador, aunque de momento solo sea de reojo, tímidamente, ayuda poco. Vamos a ser gimnásticos. Vamos a retirar el carnet de socio. Vamos a mirar hacia adelante que lo que cuenta es el final, el objetivo, que la 2ª B, nos espera de una puñetera vez.

Leave a Reply

Your email address will not be published.