La Tribuna de Manolo Haro: “¿Estamos obligados a jugar mejor?”

Sí. Esto es la Gimnástica y creo que estamos obligados a distinguirnos del resto por historia, por prestigio. Porque somos el Decano de Cantabria, aunque a la hora del “reparto” no lo parezca. Si tenemos mejor plantilla que el año pasado, hay que demostrarlo en el campo.

Es cierto que cuando vienen mal dadas excusamos el juego dudoso y hasta mediocre con tal de sumar puntos en busca de mejorar posiciones en la clasificación, pero todo tiene un límite. Estamos obteniendo resultados cicateros, míseros, por la mínima. Y por si fuera poco, los defendemos cediendo espacios al rival para guardar el “tesoro”. Amarrando, vaya, pero aún así, cada vez que nos llegan encajamos gol. No es nuevo. Llevamos toda la temporada igual, por lo que el cambio de entrenador no ha resuelto el problema, lo que me lleva a concluir que tal vez haya mejor plantilla, pero que falta equipo. O, lo que es lo mismo, es defecto de conjunción, tarea del entrenador de turno.

En este apartado creo que, posiblemente, falta información a los futuros fichajes, a quienes hay que dejar claro a qué equipo llegan. Que este equipo es el objetivo de todos sus rivales. La mayoría de ellos con la consigna de no dejarles mostrar sus cualidades utilizando sus “armas” a veces, demasiadas, sin escatimar métodos a la hora de rozar los límites del reglamento. En cada encuentro, se pone de manifiesto. Adversarios que ante su partido del año (¡que es la Gimnástica, oiga!), van al 110%, por lo que la adaptación a la categoría y mandar en ella, exige responder al 120%.

Tal vez sea mucho pedir, pero a la vista de lo que estamos viviendo da la sensación de que no hay más alternativas. De lo contrario, no puedo desprenderme de las dudas con respecto a un futuro ascenso, algo cada vez más indispensable para  salvar la situación que ahoga al Club. Vemos que otros que nos preceden  también “pinchan”, lo que deberíamos aprovechar para recortar diferencias.

Creo que la Gimnástica tiene que cambiar el tópico de “ganar sin jugar bien”, por el de “jugar bien ayuda a ganar”. Tiempo para mejorar hay de sobra. Así que pongamos manos a la obra.

Leave a Reply

Your email address will not be published.