La R.S.Gimnástica tiene en su propia mano, y sin depender de nadie, de revalidar el título.

Ganando 4 de los 6 puntos que quedan la liga sería matemáticamente para el Decano Cántabro, y con ello aumentar mucho las opciones de ascenso.

Ha habido que remar lo que no está escrito y levantar una plantilla (y afición) hundida para llegar a donde estamos. Lo he dicho mil y una veces, y es que la temporada parecía perdida, con el peor comienzo de liga en toda la historia del club. Llegó Pablo Lago y la remontada ha sido histórica, logrando en estos momentos la mejor racha en la historia del club, llevamos 63 puntos ganados de los últimos 69 en juego, venciendo 20 de los últimos 23 partidos, con solo 3 empates y ninguna derrota.

Evidentemente un Escobedo espectacular está haciendo que la Gimnástica tenga que dar su mejor versión, obligándonos a ganarlo todo, sin dejar al Decano Cántabro descansar ni una sola semana. El destino ha querido que sea Castillo ante el Siete Villas donde la Gimnástica tenga el primer “match ball”, teniendo que hacer algo más que el Escobedo en su partido contra el Cayón. Una derrota de los de Pablo Casar haría que la Gimnástica necesitase un punto para ser campeona, o un empate del Escobedo obligaría a la Gimnástica a ganar en Castillo. Aunque sinceramente me conformo con ganar al Siete Villas (obviando un poco lo que pase en el Eusebio Arce), y depender de nosotros mismos en la última jornada ante el Solares-Medio Cudeyo.

Le pido al equipo un último empujón, y a la afición. El sábado hay que llenar el Campo de San Pedro, de Castillo, ¡¡Queremos campeonar otra vez!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.