La R.S.Gimnástica, fiel reflejo en el campo, casi, de lo que es en lo institucional. De mal, en peor.

Los de Alfonso del Barrio firmaron una de las peores primeras partes de los últimos tiempos, en su partido ante el Atlético Albericia. Aunque lo deportivo no es lo peor que sucede en el club.

Nadie se podía imaginar, que después de la dinámica en la que llegaba el equipo, con solo una victoria en los últimos 5 partidos, con un “plantillón” (sobre la teoría), fuésemos a ver el primer tiempo que sufrimos, y en nuestro campo. Los de Alfonso del Barrio mostraron ante su público todo lo que no debe de tener un EQUIPO que aspira a grandes cosas. Sin actitud, ni ganas, ni solidaridad entre compañeros, y ni una idea clara de qué hacer cuando los nuestros tenían el balón. Fuimos dominados del minuto 1 al 45 por un equipo que cobra por partido ganado, donde todos eran menores de 25 años excepto el lateral diestro, con 3 jugadores recién pasados de su etapa juvenil y con otros 2 de 2º año en categoría senior.

Ya con Abraham Pérez como entrenador del Santillana fue donde Chiri dimitió, en un partido de infausto recuerdo para todo gimnástico. Esta vez pudo pasar lo mismo visto lo visto en esos primeros 45 minutos. Y está claro que lo que estamos viendo en Alfonso del Barrio no le gusta a absolutamente nadie, y hay decisiones que toma que no se entienden, incluso con jugadores dentro del plantel que no creen ya en el trabajo del de Muskiz. Pero los mayores culpables de lo que se está viendo son los que saltan al campo, y aquí quiero obviar a los recién llegados y a los jóvenes. Hay veteranos acomodados, que no están dando el nivel para la ficha que cobran, y sé que esto no gusta a quien se de por aludido, pero dentro de este equipo se necesita mucha autocrítica y mucha solidaridad. No se puede seguir dando la imagen que cada semana se da, y menos en casa, donde estamos echando a los aficionados, con espectáculos futbolísticos como los del domingo. Al final se remontó en la 2ª parte más por la poca gasolina de los de la Albericia que por el buen juego de los nuestros, aunque el cambio de actitud fue tremendo tras pasar por los vestuarios. Los de Abraham están acostumbrados a entrenar en un campo de reducidísimas medidas y en el 2º tiempo el domingo lo pagaron. Su primera parte fue “histórica” y vinieron al Malecón a quitarle el balón a la Gimnástica, a dominar y a ganar. Se lo merecieron.

Pero esta imagen de nuestro equipo se queda pequeña para lo que es la institución representada aún por un Tomás Bustamante que volvió a dejarnos en el programa de Radio Studio en la tarde de ayer varias “perlitas” de lo que viene siendo su gestión a lo largo de los últimos años. Hay que recordar que hace más de un mes tuvo lugar una reunión con las peñas pidiendo paz en los meses venideros, poniendo como promesa una próxima asamblea donde decidir entre todos si hay un adelanto de elecciones o no, comentando que la auditoría está prácticamente hecha a falta de unos flecos. Mentiras y más mentiras, ya que ha pasado más de un mes y seguimos sin saber la fecha de dicha asamblea. En la última dijo que sería en octubre. Ese mes ya pasó, y el siguiente a punto está de hacerlo. Seguimos en la huida hacia delante de siempre, con las mentiras habituales.

Su habitual tónica en los medios es el ir de víctima, y las tira con bala, llegó a decir ayer: “Este verano ha habido jugadores que han abandonado el club por problemas con aficionados la temporada pasada”. Me parece gravísimo que el presidente de un club como la Gimnástica diga semejante afirmación en un medio de comunicación. Utiliza casos muy aislados para su conveniencia. No le interesó decir ayer que ha habido otros jugadores que no han seguido o que no han fichado por sus mentiras. No le interesó decir ayer que no vienen jugadores a la Gimnástica de Torrelavega porque se deben parte de las primas del último ascenso. ¿Lo dijo ayer? Creo que no. Con el paso del tiempo te das cuenta del porqué de aquel manteo en Son Bibiloni, en el ascenso en Mallorca, donde parte de los jugadores le mantearon. Aquella prima firmada días antes fue la razón, esa prima que aún se debe, a varios jugadores. ¿Cómo vamos a luchar por el ascenso si no se han pagado primas del último? Eso no se explicó ayer en antena. No dijo que este verano quiso echar a algún jugador, sin saber que tenía contrato en vigor en el momento de la negociación.

Afirmaciones como la de que jugadores no siguen en el club por los aficionados están al nivel de aquella penúltima asamblea donde dijo que el juvenil “a” no ascendió a división de honor por culpa de Siro del Barrio, que iba a quitar la cantera….. Luego el señor Tomás Bustamante le ruega a las Peñas que no critiquen y que se necesita esa tan ansiada frase de la “paz social”. Paz social que él es el primero en romper con declaraciones como las de ayer. Pero la culpa es de quien lo cree, la culpa es de quien se cree sus afirmaciones.

En este medio llevamos años denunciando sus mentiras, pese a que siga habiendo aficionados que solo les importe si el balón entra o no. Sigue sin explicar dónde están los 6 empresarios solventes. Sigue sin explicar qué fue de la gran empresa que le pidió un adelanto de elecciones y que luego no apareció. Sigue sin decir porqué Bahtco ofrecía a sus socios entran al Malecón en los partidos de la Gimnástica no solo esta temporada si no también desde la anterior, sin decirnos nada. No hay nada por donde cogerlo, y la huida hacia delante es evidente, allá quien no quiera verlo. Lo triste es escuchar a nuestro presidente decir que no hay empresas que inviertan en publicidad en el club por el sector crítico, o que el juvenil no asciende por terceras personas que nada tienen que ver en la película. Tomás Bustamante juega con el miedo de la afición. Utiliza armas de una bajeza tremenda para llevar el asunto a su terreno, aún mintiendo. Pide paz social y es el primero en romperla, pero allá las Peñas en seguir concediéndole tiempo para que mienta, o cosas aún peores que no sabemos.

Tomás Bustamente sigue pensando que la Real Sociedad Gimnástica le pertenece. Sigue utilizando a una parte de la masa social (cada ves menor) para escudarse en sus engaños. Al final, el fiel reflejo de esta junta directiva es lo que se vio el domingo, una imagen pésima, con unas gradas vacías y el marcador sin funcionar. Sin olvidar de ese “homenaje” saliendo solas al campo, sin que ningún directivo las acompañase. Esa es la imagen de la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega hoy en día, un club absolutamente abandonado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.