La Gimnástica vuelve a pagar muy caro su falta de acierto en ataque y la falta de reacción tras un gol.

Lo del sábado en Pamplona no es otro partido más, de los que llevamos viendo de nuestra Gimnástica en los últimos meses. 

El equipo hasta ese fatídico minuto 55 se encontraba bien, era un partido más de fase donde ambos conjuntos se respetaban. Pero con una diferencia, hubo 3 ocasiones claras en el partido, y las 3 de la Gimnástica, y las 3 perdonadas. Con un error imperdonable, fallar un penalti en una eliminatoria tan importante, aunque yo soy de los que piensa que los penaltis les fallan los que le tiran, alabo el atrevimiento, no me gustan los jugadores que se esconden.

Es increíble que en una fase de ascenso se fallen los 3 goles que se fallaron, y al final lo pagas. Si hacemos un vídeo de las ocasiones falladas en estos 3 o 4 meses nos daría para un documento de una hora más o menos, fallando ocasiones sin parar. A mi lo que me preocupa del penalti es que no se ensayen entre semana, y que no haya un lanzador claro, al menos hasta hace poco. En lo que vamos de temporada han tirado ya penaltis Siro, Primo, Maxi, Cano y Hugo Vitienes. Esta serie de cosas hay que tenerlas muy claras, no se debe de improvisar.

Un problema es la eficacia anotadora, y otra la moral. Levamos varios meses en los que cuando la Gimnástica recibe gol, no reacciona, y eso creo que más que un problema futbolístico o físico es de cabeza. No se como se entrena, ni se la solución, pero es preocupante.

Nos fuimos de Mutilva con la sensación de que dejamos pasar una gran oportunidad de encarrilar una eliminatoria ante un equipo que ni mucho menos es mejor que la Gimnástica, pero que sí lo hizo mejor. Desconozco el presupuesto del club pamplonés, seguramente superior al nuestro, pero no con mejores jugadores. Pudimos dar un golpe en la mesa, pudimos sentenciar allí, pudimos dar una alegría a una afición necesitada de victorias y de ascensos, y se la volvió a fallar.

Perdimos 2-0 en 90 minutos, pero amigos, quedan 90′ más, y en nuestra casa, en nuestro jardín, con nuestra gente, con una oportunidad de oro de brindar a nuestra masa social una tarde de puro FÚTBOL. Como sé que la afición responderá, le pido al equipo que lo haga, su gente, nuestra gente estará allí, alentando a sus guerreros. Le pido a estos jugadores que resurjan de sus fueros, supisteis jugar muy bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published.