La Gimnástica se relajó en Bezana, jugó con fuego, y a punto estuvo de quemarse.

Luis Alberto arregló el fallo que previamente tuvo, con un testarazo en tiempo de descuento.

No nos venía acostumbrando últimamente esta Gimnástica a lo que vimos en Bezana el pasado sábado. Bien es cierto que el equipo a parte de la gran racha iniciada en noviembre, mejoró mucho su versión a partir del comienzo de año 2.018, donde el equipo ha venido demostrado ser un bloque defensivamente y tremendamente letal en ataque.

Si muchos creíamos que visitar la cancha del 4º por la cola (donde hemos ganado los 4 años anteriores y donde el equipo estaba lleno de bajas) iba a ser tarea fácil, nos equivocamos. Sí que el equipo salió al terreno de juego mandón, dominador, aunque sin creas excesivas ocasiones. El Bezana salió con 5 hombres atrás y cerquita por delante con una línea de 4, que dificultó mucho las llegadas de la Gimnástica a zona de peligro. Gran jugada la del primer gol que sirvió para abrir la lata, y con ese gol esperábamos que el rival se abriese mucho más, arriesgase, y ahí cazarles y cerrar el partido.

Pero ni mucho menos se dio así el encuentro, y es que tras el paso por los vestuarios el Bezana pareció salir con una marcha más, y la Gimnástica con dos menos. Y merecidamente empataron el partido, pero quedaban todavía muchos minutos por delante, y ahí la Gimnástica se vio obligada a ir con todo arriba para no tirar la liga cuando se había hecho lo más difícil, acortar casi toda la diferencia con el líder. El equipo buscó y mereció ese 2º gol, que llegó por fin en el 91´, desatando la locura en el equipo y numerosos aficionados desplazados hasta el Municipal.

Rozamos la tragedia, jugamos con fuego y llegamos a notar su calor. Llegó ese toque de fortuna que nos faltó a principio de liga. Las que entran por las que salen que diría un amigo mío, o unas por otras… Solo espero que esto sirva de acicate al equipo y de pequeño escarmiento para no bajar más los brazos en los 990 minutos de liga que quedan por delante. ¡¡Hay que seguir aprentando!!

Por cierto. Me gustaría destacar la actitud ganadora de Pablo Lago en Bezana. Acabó el partido quitando dos defensas puros para meter dinamita. Hemos visto como en otras temporadas se prefería no arriesgar el punto “en la mano”, con cambios no tan ofensivos y acabar esos partidos pinchando. Y eso que juzgamos al asturiano como defensivo, pero con el tiempo creo que lo fue cuando tocaba, y ahora es valiente también cuando la situación lo pide.

Leave a Reply

Your email address will not be published.