La Gimnástica parece que comenzó a sentar las bases de un buen equipo, con la defensa.

Tres puntos que supieron a gloria ante uno de los "gallitos" del grupo.

Me voy a confesar. Reconozco que tenía mucho miedo al partido ante el Racing “b”. Un equipo el santanderino rápido, joven, con unos jugadores hiper-preparados físicamente y con una calidad sobresaliente. Nosotros también con un buen equipo, pero que llegaba en muy mal momento, encanjando goles claros y con nada de fluidez en el juego.

El partido en sí no fue nada extraordinario de cara al espectador, pero ganamos. Sin duda lo más importante. Pero creo que se comenzaron a asentar las bases del equipo que vamos a querer ver el resto de campaña, principalmente con una buena defensa. Salvo una internada de Soberón en el 2º tiempo, el filial verdiblanco no entró en el área en todo el partido. No se vieron dudas entre la defensa y los medios les ayudaron mucho. No hubo esos errores que venían cometiendo atrás y mostraron mucha seguridad.

Un día un sabio, llamado Johan y apellidado Cruiff dijo que “El fútbol es un juego de errores. Quien comete menos errores gana.” Y así fue el partido del domingo, la Gimnástica hizo muy poco en ataque, al igual que su rival, pero en defensa el Racing “b” hizo dos regalos inocentes, y ahí nos llevamos el partido. Estamos en un tramo de temporada y en una situación donde casi da igual cómo ganemos, lo más importante es esto, vencer. Si este equipo coge confianza a base de buenos resultados, estamos seguro que “pitará hacia arriba”. Es cuestión de tiempo. Eso sí, lo que vi el domingo y lo que percibí me gustó mucho.

Una pena perder a Felipe Belmonte, que se suma a la baja por larga duración de Marquitos. Y una alegría volver a ver a Fer y saber que Víctor ya casi está para jugar. Vamos Gimnástica, poco a poco.

Leave a Reply

Your email address will not be published.