Imagen de seriedad, contundencia y ambición, de la R.S.Gimnástica en las Instalaciones Nando Yosu.

A la R.S.Gimnástica le salió practicamente un partido perfecto el sábado en Santander ante el Racing “b”. Un resultado muy engañoso tras lo visto sobre el campo, ya que los de Moratón, muy apáticos y previsibles, no inquietaron ni una sola vez la portería defendida por David Puras.

La Gimnástica gozó de 3 o 4 claras, en unas ocasiones muy bien elaboradas por parte de los de Chiri, donde la rapidez en la creación de las mismas, era el detonante para que el filial apenas lograse pararlas. Varias de las oportunidades fueron tras contragolpes muy bien elaborados por los jugadores torrelaveguenes, donde fueron vitales en la presión, jugadores como Siro del Barrio o Víctor Fernández, haciendo ambos un partido mayúsculo, vitales para que posteriormente los jugadores rápidos en ataque finalizases las oportunidades.

Un Jony inmenso, en estado de gracia, estuvo perfecto no solo en ataque, haciendo mucho daño a Adrián, si no también en defensa, ayudando desde el minuto 1 al 90, a sus compañeros. Al igual que Hugo, muy importante siempre en el uno contra uno. Un Maxi que aunque sigue muy lejos de su mejor nivel, tiene detalles en jugadas, que solo él ve. En defensa el conjunto gimnástico no rozó la perfección, si no que la consiguió todo el partido. Resulta dificilísimo no dar una sola opción de gol a un equipazo como el Racing “b”.

Chiri no dejó en los 94 minutos de partido de ordenar a sus pupilos, se pasó todo el encuentro corrigiendo, ordenando, y pidiendo el sacrificio individual, en beneficio del conjunto. Esta es la única clave del éxito. La línea Fer-Mario-Lucho-Fermín, fue algo así como un muro, pero lo dicho, todo gracias a que Siro y Víctor se dejasen el alma, Jony ayudase a Fermín y Hugo a Fer. Con el siempre trabajo infinito de un Óscar Briz, que ha sabido encajar a las mil maravillas en la Gimnástica, aportando trabajo, trabajo, y más trabajo.

La Gimnástica no elaboró grandísimas jugadas, ni embotelló al rival, si no que esperó, escogiendo momentos puntuales para golpear la defensa verdiblanca. Así es Chiri, lo hace fácil, no se verán partidos de “tiki-taka”, buscará sus momentos en los partidos, defenderá bien y desquiciará al rival, buscando sus contras y la velocidad de la gente de ataque. 

Paso a paso, partido a partido, con humildad. Si el equipo no juega y lucha a este nivel en Selaya, se sufrirá, como pasó ante el Albericia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.