Hoy se cumplen 66 años del primer ascenso de la R.S.Gimnástica a 2ª división.

El 13 de marzo de 1.949 la R.S.Gimnástica consiguió el primer ascenso en su historia a 2ª división, después de derrotar al Burgos por 2-1 en el Malecón con tantos de Madrazo y Duque. Fue en la jornada 23ª de un total de 26.

Los torrelaveguenses comenzaron perdiendo, y en la 2ª parte remontaron y consiguieron un ascenso histórico. 

El ascenso significó un hecho importante en la ciudad. El presidente de la Gimnástica y alcalde de Torrelavega, Manuel Barquín, resumiría la repercusión de la presencia del equipo de fútbol en la nueva categoría señalando:

Para nuestra ciudad, que en esto no difiere de otras, el acontecimiento posee una innegable trascendencia; en el plano económico lo reseñará el comercio necesariamente, debido a la afluencia de forasteros; en el social tenderá más aún a la unión de clases, como ocurre en cualquier manifestación de tal género, y significará el alejamiento de lugares menos saludables para todos los órdenes. Además llevará y traerá el nombre de nuestro pueblo queridísimo con mayor o menor suceso.

La celebración del ascenso se concentró en un partido especial que se organizó el 20 de marzo, el mismo día en que se publicaron las declaraciones de Barquín. Fue un partido de homenaje al capitán de la Gimnástica, Juan Rodríguez Vicente, en el que se enfrentaron contra el Real Santander en El Malecón. Asistieron al encuentro los alcaldes de Santander y naturalmente el de Torrelavega, quienes pisaron la hierba para saludar a los jugadores. Los racinguistas presentaron su equipo de gala: Ortega; Suárez, Bárcena, Lorín; Felipe, Germán; Ceciaga, Timimi, Moro, Elizondo y Álvarez, que perdieron por tres a cero, con goles marcados por Manso, Madrazo y Duque. En el descanso se disputó una prueba ciclista de persecución que ganó Indalecio Calva. El homenajeado, Vicente, jugó los noventa minutos, y aquel partido no significó su despedida, ya que continuó participando con el club de Torrelavega en Segunda División. El bravo defensa, madrileño de nacimiento, que hasta su llegada a Torrelavega había pertenecido al Pisuerga de Valladolid, Sueca de Valencia y San Andrés de Barcelona, recibía el apodó de Gran Capitán. El periodista Mauro Muriedas le recordó como “centro de todas las defensas gimnásticas”, “afanado en la tarea de fortificar posiciones y de acumular efectos para detener el avance enemigo”. Sin duda fue uno de los baluartes más sólidos de la histórica temporada que se avecinaba, y en la que la Gimnástica estuvo a punto de subir a Primera División.

Leave a Reply

Your email address will not be published.