Hoy se cumplen 17 del “casi ascenso” de la R.S.Gimnástica a 2ª división, con resumen incluido.

El 25 de junio del año 2.000 la R.S.Gimnástica tocó con la yema de los dedos la 2ª división después de varias décadas sin hacerlo.

Después de que la R.S.Gimnástica ganase su grupo con algura de 2ª división “b”, la liguilla de ascenso se presentaba en Torrelavega con más expectativas que la disputada en 1996. El azar emparejó a los gimnásticos con el C. D. Orense, la U. D. A. Gramanet y el Real Jaén. Sólo conseguiría el ascenso el primer clasificado, y Torrelavega estaba volcada con su equipo.

En los distintos establecimientos hosteleros de la ciudad se congregaban los aficionados para ver por la televisión local los partidos que se celebraban lejos de El Malecón. Así, en la primera jornada de la liguilla, la televisión sería quien transmitiera la alegría de los goles del defensa Bastida que sirvieron para derrotar por dos a uno al C. D. Orense en su campo de O Couto. Aquel día, el 21 de mayo de 2000, la alineación gimnástica estuvo compuesta por: Dorronsoro; Bastida, Antonio Fernando, Docando, Gerardo (Javi); Bernar, Pineda, Armendáriz, Nando; Juanjo (Gaizko) y Chili (Bidaurrazaga).

 

Siete días después, el día 28, el Real Jaén salió vivo de los Campos de El Malecón, llevándose un empate a un gol que sería decisivo al final de la liguilla. Los cántabros fueron claramente superiores a los andaluces, haciéndose acreedores a la victoria, de la misma manera que en la visita a tierras jiennenses los gimnásticos merecieron los tres puntos, y no otro empate a un gol, marcado el de la Gimnástica por Asier Armendáriz, con el que finalizaría el encuentro.

En la cuarta jornada, el C. D. Orense, realizaría un mejor juego que los locales, y empataría a dos goles gracias a la reacción del equipo de Terrazas que en la segunda parte reaccionó con los tantos de Juanjo y Chili. De esta manera la Gimnástica mantenía la primera posición del grupo, dependiendo, exclusivamente, de sí misma. El césped artificial y la ausencia de Chili, fueron decisivas en la única derrota de la liguilla que sufriría la Gimnástica ante la U. D. A. Gramanet en Santa Coloma de Gramanet por el resultado de dos a cero.