El ex-portero gimnástico Hugo Guil involucrado en una trama de apuestas del fútbol más modesto.

Poco más de dos meses duró el portero almeriense en la R.S.Gimnástica.

Se acaba de destapar una trama de apuestas en distintos partidos de 2ª división “b”, Copa Federación y sobre todo la 3ª división, de esta propia temporada e incluso de los dos cursos anteriores.

Entre la cantidad de partidos bajo sospecha, está uno que jugó el Racing de Santander en Aranda de Duero la temporada pasada y uno del Águilas ante el Murcia “b”, donde el portero Hugo Guil encajó 3 goles. Este futbolista ha prestado declaración en el Juzgado, puesto en libertad horas después. En la región murciana ha tenido mucha relevancia la noticia, ya que hasta 6 jugadores han prestado declaración en los Juzgados, donde la mayoría de ellos eran jugadores del propio Águilas y del Jumilla.

Las irregularidades, en una trama llamada “operación pizarro” habrían afectado al propio resultado de los partidos (minuto de los goles, orden, resultado al descanso, al final…). En las casas de apuestas asiáticas, que concentran los mayores movimientos de dinero y son utilizadas por las mafias de amaños por la opacidad que garantizan, es imposible apostar por el número de córners, saques de banda o expulsiones de partidos de categorías tan bajas como la Segunda “b” y Tercera División de España. Esas apuestas en elementos secundarios del juego solo son posibles con operadores nacionales, que limitan el importe de las ganancias y abren comunicación directa con las autoridades en caso de que salte una alarma.

En lo que toca a la R.S.Gimnástica Hugo Guil llegó en el mes de julio después de su paso por el Águilas. Según Marcador Gimnástico ha podido conocer, prácticamente tras recalar en Torrelavega le marcó el partido de Copa del Rey ante el Durango, donde no estuvo acertado. El jugador quedó tocado mentalmente y su relación con el entrenador no era del todo buena. En el partido de Sámano tuvo un error grave, auto-expulsándose. Guil mentalmente ya estaba fuera del equipo, y tras esa roja, en la previa del siguiente partido ante el Cayón, Chiri le echó del entrenamiento por su mala actitud. Ya estaba fuera del equipo, y se volvió a Murcia cuando ni siquiera llevaba 3 meses en Torrelavega. No hubo nada en Guil en la Gimnástica sospechoso de amaño. Ni nada que se le parezca.

Esto no es más que una absoluta lacra en el deporte en general, donde evidentemente la presunción de inocencia debe de imperar y el respeto a los acusados, pero es algo urgente a extirpar en un periodo corto de tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.