El informe del Athletic de Bilbao “b”, rival el sábado de la R.S.Gimnástica en la 2ª jornada de liga.

Tras el meritorio empate cosechado en Irún, la R.S.Gimnástica intentará seguir sumando frente al filial del Athletic de Bilbao. Los chicos de Pablo Lago recibirán el sábado a partir de las 20:30 horas en Santa Ana a uno de los equipos llamados a estar en la parte alta de la clasificación.

Lezama es una de las canteras más poderosas del fútbol español. Multitud de jugadores del máximo nivel han pasado por las prestigiosas instalaciones del club vasco y su filial para esta temporada 2018-2019 no es una excepción.

El Athletic Club de Bilbao fundó su equipo dependiente en el año 1964 para dar cabida y formación a todas las promesas de la nutrida cantera vizcaína. Su etapa de mayor éxito fue el periodo 1983-1996, ya que compitió en Segunda División. A destacar la temporada  1983-1984 en la que se proclamó subcampeón de la categoría con Iribar en el banquillo y Julio Salinas como máximo goleador.

 

Su último ascenso es muy reciente, se produjo en la temporada 2014/2015 de la mano de Cuco Ziganda tras superar en la fase de ascenso a UCAM Murcia, Villanovense y Cádiz. Sin embargo; en esta ocasión, los “cachorros” solo aguantaron una temporada en la división de plata del fútbol español.

Esta campaña el banquillo vuelve a estar ocupado por Gaizka Garitano, un entrenador prestigioso y de éxito que vivirá su segunda temporada en Lezama. El año pasado ya disputó fase de ascenso, cayendo eliminado en primera ronda frente al Villarreal B.

El míster vasco estuvo presente en el último gol anotado por un jugador gimnástico en Segunda B. Ese 12 de mayo del año 2013, cuando Gabri certificaba la permanencia de la R.S.Gimnástica en Segunda B con el tanto del empate frente al Eibar, Gaizka Garitano estaba sentado en el banquillo local de Ipurúa.

El destino tenía preparado dos caminos opuestos tras este encuentro; mientras Garitano lograba un meteórico ascenso de la categoría de bronce a la Primera División, la R.S.Gimnástica era condenada al ostracismo del descenso administrativo y la larga travesía por el fútbol regional.

Su equipo no es un filial al uso, son tremendamente competitivos y apenas conceden ocasiones al rival. Pese a su juventud, saben librar batalla en todos los campos de la categoría y no escatiman esfuerzos a la hora de presionar y trabajar defensivamente. Aunque no están exentos de calidad técnica, no es un equipo que abuse de la posesión de balón. Tienden a ser verticales y a superar líneas rivales con rapidez. Varios de los jugadores que compondrán la expedición del Bilbao Athletic han estado durante la pretemporada a las ordenes de Eduardo Berizzo en el primer equipo rojiblanco.

En la primera jornada, la portería estuvo defendida por Unai Etxebarria. Este guardameta de 22 años estuvo la pasada temporada en la SD Leioa donde disputó un total de 12 partidos. Pese a su poca experiencia en la categoría es un guardameta sobrio y seguro, que va bien por alto y no concede excesivos rechaces. Otra alternativa es el prometedor Hodei Oleaga; sin embargo, los problemas del primer equipo con los guardametas le han obligado a estar sentado en el banquillo durante las dos primeras jornadas de la Liga Santander.

En la victoria frente al Tudelano, Garitano apostó por Vivian, Rojo, Sillero y Luengo en la línea defensiva. Daniel Vivian es un joven futbolista de 19 años que durante la pasada temporada ya disputó 4 encuentros con el filial pese a estar en edad juvenil, esta temporada ha dado el salto definitivo a la categoría. Su pareja en el centro de zaga podría ser Oier Luengo, un fichaje de esta temporada procedente de la SD Amorebieta donde disputó 33 partidos y anotó tres goles. Es el jugador llamado a comandar la defensa bilbaína.

Jon Rojo “Gorri” disputó 10 partidos la partidos la pasada temporada en Segunda B, tras llegar procedente del Deusto de la regional vasca. Es canterano de la siempre nutrida cantera del Danok Bat, equipo en el que compitió en División de Honor Juvenil.  Su posición más habitual es el carril izquierdo.

En la derecha el jugador más asentado es Jon Sillero que ya lleva dos temporadas siendo un habitual del Bilbao Athletic. Jugó 26 y 24 partidos respectivamente y lleva vistiendo la camiseta rojiblanca desde la categoría infantil. Es un jugador con mucho recorrido y profundidad, acostumbrado a llegar a línea de fondo y a incorporarse al ataque.

Por supuesto, hay otras alternativas de calidad para la defensa. Por ejemplo, Jesús Areso que la pasada temporada disputó 26 partidos en Segunda B pese a estar aún en edad juvenil o Iñigo Baqué que ya ha pasado como cedido por algún equipo de la categoría y supera la treintena de partidos de experiencia. El fin de semana pasada tuvo que actuar como mediocentro como consecuencia de las bajas.

En la medular, Iñigo Vicente es uno de los futbolistas llamados a repetir la buena temporada del Bilbao Athletic. Ya disputó 31 partidos y es uno de los jugadores con mayor experiencia porque anteriormente estuvo cedido en las filas del Gernika. En el pivote defensivo puede estar una de las sensaciones de la pretemporada del primer equipo, el jugador juvenil Oihan Sancet. Es el líder de la generación del 2000 de Lezama, un centrocampista fino y alto que muchos ya comparan con Javi Martínez. En el primer partido fue uno de los goleadores.

Otras opciones para Garitano podrían ser Unai Vencedor, Gaizka Larrazabal o Antonio Salado. Todos ellos futbolistas muy jóvenes pero con varias experiencias en la categoría de bronce, ya sea en el filial rojiblanco o en otros conjuntos del País Vasco.

En el ataque hay un jugador que destaca sobre los demás, se trata de Asier Villalibre (imagen inferior), un futbolista que regresa a la categoría de bronce tras más de un año y medio probando suerte en la Segunda División. Es un futbolista corpulento, que va bien de cabeza y no da un balón por perdido. Buen juego de espaldas y también potencia para encarar a la zaga rival.

Este internacional con las categorías inferiores de la Selección Española hizo su debut en Segunda División disputando 32 encuentros cuando solo tenía 18 años. La temporada siguiente jugó en las tres primeras categorías del fútbol español, además de debutar en la Europa League. Cierra el año con 27 partidos en el Bilbao Athletic, 6 con el primer equipo y otros 6 con el Numancia. Su última campaña en Segunda División no ha sido tan fructífera; apenas disputó dos partidos como titular en sus sendas cesiones a Valladolid y Lorca.

A su lado podría estar un atacante más escurridizo, habituado a ganar la espalda a los defensores y driblar jugadores contrarios. Se trata de Iñigo Vicente que ya disputó 30 encuentros durante la pasada campaña en el filial.

Jon Morcillo es una alternativa a esa segunda punta. Es un futbolista zurdo, rápido, técnico y buen regateador. Tiene gol porque suele armar la pierna con mucha facilidad y precisión. También puede jugar en banda aunque los extremos tan ofensivos no son muy utilizados por Garitano.

Leave a Reply

Your email address will not be published.