El domingo se puso la rúbrica a una temporada que comenzó haciéndonos soñar, y acabó en fracaso absoluto.

Ahí está publicado, todo. Fui de los que decía “este año si, este es nuestro año”. El juego desplegado por la Gimnástica en la 1ª vuelta fue algo que yo en muy pocas ocasiones desde que de niño voy al Malecón he visto. Rozó la excelencia, debido también entre otras cosas a la presencia de un Maxi Sepúlveda que era la guinda a un gran pastel.

Pero todo se esfumó, y con la llegada del invierno parece que al equipo se le olvidó jugar al fútbol. Creo sinceramente que no estuvimos acompañados de la suerte en momentos puntuales, pero aveces la suerte hay que buscarla, y este año en absoluto se ha hecho. Todo perfecto en la Copa Federación, pero este torneo no es que fuese secundario, es que no era ni el tercer objetivo………..

Aquí lo que queríamos era ascender, perdonando incluso el perder la liga, pero ascender. Porque había equipo, y de sobra. Prácticamente dos jugadores por puesto y la posibilidad de mover el equipo en el mercado invernal, unos movimientos que como el año pasado no dieron sus frutos, con las incorporaciones de 2 jugadores procedentes de fuera de Cantabria que ninguno de ellos fue titular en los partidos de fase de ascenso. Este es otro fracaso absoluto, el volver a mover jugadores en invierno, y demostrar que lo que traes no sirve, ¿para qué cambiar lo que funciona?

Pasamos de ver a un equipo con alternativas, con varios sistemas, con una plantilla que rendía al 100%, a ver un conjunto plano, sin ideas y sin reacción alguna. Un equipo que pasó de enamorar a toda la región, a que fuese uno más de una categoría donde cualquiera la podía vencer, cualquiera. Que ni se aclimataba a circunstancias adversas, y que no fue capaz en todo el año de remontar un resultado adverso, dato desalentador.

Fui, y me reafirmo, uno de los que creía que el no ascenso del año pasado no fue un fracaso. No había más, bastante se hizo pasando una eliminatoria con un equipo que llegó en alambres, con jugadores de poco nivel y donde además de eliminar al Águilas se estuvo muy cerca de apear también al Izarra. Se hizo lo que se pudo, y se llegó hasta donde dio el depósito de gasolina. Pero lo de este año era distinto. Se trajeron futbolistas de mucho nivel, mejorando todos los puestos. Primo por Platero, Dorronsoro por Cristian, Bustillo por Nacho, Víctor por Nando, o Fer por José Luis. En todos los puestos se mejoró, y se formó un amplio plantel de garantías. De nada ha servido, porque el fracaso ha sido mayúsulo, el mayor que recuerdo en años. Desde el entrenador, el cual parece que se le olvidó hacer jugar al equipo, como de algunos jugadores que llegaron como buques insignia, con un salario alto para lo que era el presupuesto de la plantilla, y que no han rendido ni cerca de lo que se esperaba. No seré yo quien de nombres, pero todos los tenemos en la cabeza. A parte de otros jóvenes que no dieron la talla en casi ningún momento. Hasta Germán, el único jugador que llegaba de regional preferente, le puso más pelotas (por no decir otra cosa) que muchos llamados “gallitos” en la categoría. Tanto algún veterano, como algún joven, parece que el Malecón les absorbió y no demostraron nada.

Ha sido un año que obliga a replantear muchas cosas, un año donde practicamente nadie ha estado a la altura del club, y donde la masa social blanquiazul ha acabado harta, cansada de ver como su equipo perdió una liga que estaba ganada, y como se ha hecho el ridículo en una fase de ascenso ante un equipo que como ha dicho el entrenador “el peor que ha visto en un play-off”. Llamadme iluso, pero yo creí que aún quedando 2º en liga se podía subir, lo creía de verdad, soñaba con una gran 1ª eliminatoria y que la dinámica cambiase, y el equipo se volviese a activar, pero si, fui un iluso…

Y en esta nos encontramos, otro año en 3ª división, otro año donde se perderán decenas de socios, y donde el Malecón cada domingo será un solar, aunque los de siempre, los gimnásticos de verdad, no fallarán.

Leave a Reply

Your email address will not be published.