Después del partido suspendido al descanso entre Castro y Cayón, le dan los 3 puntos al Cayón.

Como bien sabréis el domingo se disputaba en Riomar el partido entre Castro y Cayón. Al descanso, con 0-0, se lesionó el árbitro principal, Adrián Caloca Moradiellos. Se barajó la posibilidad de que un linier dirigiera el encuentro, más en concreto Felipe Saunz Lastra y el colegiado lesionado se colocase en una banda. Se propuso sortear en qué banda, pero el árbitro redactó en el acta “el Castro F.C. expone que ellos no están de acuerdo por entender que les perjudicarían”, “el C.D.Cayón no tiene ningún problema”.

Se consultó por megafonía si había algún colegiado federado, a lo que no respondió nadie.

image

Añade el colegiado en el acta “Ante la negativa por parte del equipo local a continuar el encuentro, una vez expuestas las alternativas, decido suspenderlo”.

Ayer se reunió el comité de la Federación Cántabra de Fútbol y le dan el partido perdido al Castro F.C. por 0-3, más la retirada de 3 puntos y una multa de 750€, al parecer por negarse a jugar la 2ª parte.

image

Con esto el Cayón se coloca con 63 puntos, a 8 de la Gimnástica, a 2 del Racing “b” y con 4 por encima del Rayo Cantabria.

Va a traer polémica el asunto.

Añadido, recurso presentado por el Castro F.C.:

Se presenta recurso por parte del Castro F.C. indicando en dos escritos en los cuales se manifiesta que hubo negociaciones entre los clubs participantes por la suspensión del partido, habida cuenta de que se le había comunicado que no se podía continuar el partido con un solo línea.

Dichas conversaciones finalizaron con un acuerdo entre ambos clubes para la suspensión del encuentro. Dicho acuerdo (siempre según las manifestaciones del recurrente) no fue respectado y se elaboró el acta tal como consta en el expediente.

Dichas manifestaciones no vienen corroboradas por ningún tipo de prueba por lo cual no pueden desvirtuar la presunción de veracidad del acta arbitral en su contenido. Máxime cuando dicha acta viene firmada por el delegado del club recurrente.

Se ha de señalar también en cuanto a lo manifestado en el recurso a cerca de los efectos en la continuación del partido que produce la lesión del árbitro principal, que no existe norma alguna en el Reglamento General de la RFEF que determine la imposibilidad de la celebración a continuación de un partido en el supuesto de que solo un linier pudiera ejercer sus funciones. Este planteamiento ha de ser así por coherencia con la regla sexta de la Internacional Board. Se ha de señalar por último que la actuación recogida en el acta arbitral en todo momento es acorde a la reglamentación en general y en especial al artículo 236 del Reglamento General de la RFEF.

La negativa a continuar el encuentro se ha de incardinar en el artículo 77 del Código Disciplinario y ser sancionada con el artículo 79. En lo relativo a la sanción económica se ha de tener en su baremación el artículo 52 del Código Disciplinario.

Leave a Reply

Your email address will not be published.