Crónica y fotos del Mallorca “b” 2 – R.S.Gimnástica 2. Patrocinada por Piensos Barreda.

La Gimnástica regresa a la segunda división b tras empatar a dos goles en Son Bibiloni ante el Malloca B y superar al filial mallorquinista en el global de la eliminatoria por 6-3.

Alineación de la R.S.Gimnástica: Alex Ruiz, Fer, Camus, Luís Alberto, Cote, Víctor, Hugo Vitienes (Perry, 80´), Palazuelos, Nacho Rodríguez (Barbero, 72´), Cagigas (Javito, 63´) y Fermín.

Alineación del Mallorca “b”: Ferri, Gerardo, Pierre, Nadal (Víctor, 55´), Jaume Pol, Fran (Pablo, 65´), Toni Jou (Stephan, 76´), Antonio, Rodado, Enzo y Pascual.

Dirigió el encuentro el colegiado catalán Alejandro Fernández Pérez, que amonestó a los baleares Jaume Pol y Pascual. Y a los cántabros Hugo Vitienes y Borja Camus.

Goles: 1-0 Jaume Pol 30´, 2-0 Rodado 47´, 2-1 Palazuelos 51´ y 2-2 Cote 78´.

Se disputaba la vuelta del play-off de ascenso a segunda división b, que enfrentaba en el campo de Son Bibiloni al Mallorca B y a la Gimnástica de Torrelavega. Destacaba la presencia de un centenar de aficionados gimnásticos en las gradas, que se trasladaron hasta tierras mallorquinas para apoyar a su equipo en el encuentro decisivo de la temporada. Numerosos medios de comunicación tambien se dieron cita en tierras baleares para dar amplia cobertura informativa al acontecimiento.

El filial mallorquinista afrontaba este partido con la obligación de marcar al menos tres goles de diferencia para poder ascender, y con la sensible baja de uno de sus hombres más peligrosos: el extremo ecuato-guineano James, convocado con el primer equipo para jugar en Miranda de Ebro. Por su parte, los de Pablo Lago lo hacían con el único objetivo de consolidar la ventaja de tres goles cosechada en El Malecón el pasado domingo para lograr el sueño del ascenso. El entrenador asturiano contaba con toda la plantilla a su disposición.

La primera llegada a portería fue para la Gimnnástica. En el minuto 7 Victor roba un balón en el centro del campo y ve ligeramente adelantado a Ferrí. Dispara y su intento de vaselina sale fuera.

En el minuto 9, gran ocasión para el Mallorca B. Pierre llega por banda izquierda hasta el pico del área, recorta hacia dentro y con su pierna derecha lanza un potente disparo que repele Alex Ruiz con una buena intervención. Era el primer aviso. Comenzó entonces el filial mallorquinista a adueñarse por completo de la posesión del esférico, encerrando al equipo torrelaveguense en su propio campo y circulando la pelota con cierta fluidez en las inmediaciones del área. Sin embargo, en el minuto 25 a punto estuvo de deshacerse la igualdad en el marcador. Fermín mete un gran centro desde la banda izquierda a la espalda de la defensa y Nacho Rodríguez, en el segundo palo, conecta un remate con su pierna derecha en posición forzada que se va fuera por poco. Fue la mejor ocasión de la primera parte.

En el minuto 30, el 1-0. Tras botar una falta lateral, el balón le cae en el segundo palo a Jaume Pol quien, completamente solo, conecta un remate ajustado a la cepa del poste sin que nada pueda hacer Alex Ruiz. Error defensivo del equipo blanquiazul, que sembraba la incertidumbre entre  los aficionados gimnásticos.

Diez minutos después, centro de Pierre desde la banda izquierda al corazón del área donde se encuentra Pascual, que remata de cabeza por encima del larguero. Finalizaban así los primeros  45 minutos, en los que el Mallorca B fue superior al equipo torrelaveguense, manteniendo en su poder la posesión del esférico de manera permanente y transmitiendo una sensación de peligro constante cuando movía el esférico en las proximidades del área.

La segunda parte no podía empezar peor para los intereses blanquiazules. En el minuto 47 llegó el 2-0. Centro de Pierre desde la banda izquierda y Rodado, atacando el primer palo y anticipandose a su marcador, conecta un buen remate de primeras con su pierna izquierda que hizo imposible la estirada de Alex Ruiz. Jarro de agua fría y caras de angustia entre los seguidores torrelaveguenses, que veían como su equipo estaba siendo superado por el rival y que un gol más echaría por tierra el sueño del ascenso.

Sin embargo, cuando peor estaban las cosas y más difícil se veía todo, llegó el momento clave del encuentro. Minuto 51. Gran centro de Borja Camus desde la banda derecha y Rubén Palazuelos, llegando desde atrás, conecta un espectacular cabezazo al fondo de las mallas. Se desataba  el entusiasmo entre los seguidores gimnásticos, pues su equipo reaccionaba en el momento más complicado de la eliminatoria.

El gol de Rubén Palazuelos anestesió al equipo local, que comenzó a difuminarse con el paso de los minutos ante la dificultad de tener que marcar tres goles más en tan poco tiempo para superar la eliminatoria. Durante unos minutos el equipo bermellón mantenía la posesión del esférico, pero no conseguía crear verdadero peligro en el área del torrelaveguense.

En el minuto 75, tras una sucesión de rebotes y rechaces dentro del área, Pascual dispara por encima del larguero. Era la última ocasión para los mallorquines. Y un minuto después, la puntilla (empate a 2). Minuto 76. Falta lateral botada por Borja Camus que peina Fermín en la frontal. El balón le cae a Luis Alberto, que cede a Juanma a Barbero para que remate. Su disparo lo repele Ferri  y el rechace le cae a Cote quien, revolviéndose como un delantero centro, se gira y conecta un fuerte disparo con su pierna izquierda ante la incredulidad de la defensa visitante. Otro gran gol.

Estallaban de júbilo los aficionados gimnásticos presentes en las gradas viendo como su equipo estaba  a punto de rubricar el anhelado ascenso.Tras unos últimos minutos en los que el Mallorca B apenas inquietó la portería torrelaveguense, el colegiado pitó el final del encuentro. Surgía entonces el momento de las lagrimas, los abrazos, los gritos, las felicitaciones…

En definitiva, de los sentimientos a flor de piel; una sucesión de imágenes que quedarán para siempre en las retinas y la memoria de quienes estuvimos allí. Cuando todo parecía perdido con el 2-0, el equipo se agarró a la fé, al coraje, al carácter y la calidad de sus futbolistas para levantar un partido que quedará para la historia. En Mallorca comenzó un sueño y terminó una pesadilla. La Gimnástica ha vuelto. Y para quedarse.

Crónica firmada: Javier Rodríguez.

Leave a Reply

Your email address will not be published.