Crónica del Sporting “b” 0 – R.S.Gimnástica 1. Patrocinada por Piensos Barreda.

Victoria de la Gimnástica en el último suspiro con un gol de Primo, que le hacen a los de Pablo Lago abandonar el farolillo rojo y los puestos de descenso directo en el último partido del 2.018.

Alineación de la R.S.Gimnástica: Alex, Fer, Bardanca, Cristian, Luís Alberto, Cusi, Vitienes (Dani Salas, 87´), Alberto Gómez, Nacho Rodríguez (Diego Rozas, 67´), Víctor y Fermín (Primo, 77´).

Alineación del Sporting “b” : Christian Joel, Bogdan, Espeso, Pelayo Suárez (Villalón, 74´), Alex, Gragera, Pablo Fdz., Pedro Diaz, Neftali (Gorka Santamaría, 45´), Pelayo Morilla (Chiki, 84´) y Berto.

Dirigió el encuentro el árbitro del colegio vasco, Ekaitz Ikiñi García Arriola, que amonestó a los asturianos Neftali, Pelayo Morilla y Gorka Santamaría. Y a los cántabros Alberto, Bardanca y Luis Alberto.

Gol: 0-1 Primo 91´.

A disputarse la décimo octava jornada liguera en la ciudad deportiva de Mareo ante unos 500 espectadores, casi la mitad desplazados desde Torrelavega, entre el filial del Sporting de Gijón y la R.S.Gimnástica.

Dos equipos con objetivos bien distintos a final de temporada, donde un equipo el curso pasado jugó play-off de ascenso a 2ª división, y el otro ascendió de 3ª a segunda “b”. Ambos no llegan a esta jornada en su mejor momento ni mucho menos, donde el filial rojiblanco ha perdido 3 de sus últimos 4 partidos, y los torrelaveguenses sus últimas 4 jornadas, sin ganar desde hace casi mes y medio.

Para este partido, último del 2.018, iban a ser las primeras citaciones de juveniles, tras las lesiones de Palazuelos, Docal y Barbero, más la sanción de Camus. Los afortunados serían Diego Pérez Muela y Héctor Sánchez, convocados por primera vez para un partido de segunda “b”.

Tras los últimos resultados, sobre todo en casa donde Pablo Lago optó por propuestas más ofensivas inicialmente, volvió a esquema habitual de 5-4-1 donde la gran novedad era la titularidad 3 meses después de Alberto Gómez.

La Gimnástica iba a salir muy seria al campo, muy ordenada como en la mayoría de partidos a domicilio.

Apenas iba a haber llegadas por parte de ambos equipos en la primera mitad. Solo destacable para el filial los chuts lejanos de Pablo Fernández, siendo fácil la parada de Alex y el de Naftali, con más potencia que el anterior pero sin encontrar puerta.

La Gimnástica tuvo sus oportunidades en lanzamientos en saque de esquina, pero en ninguno de ellos se consiguió rematar con claridad.

Los mejores minutos de la Gimnástica coincidieron con los tramos de partido donde Alberto Gómez más tuvo la pelota en sus pies. Su criterio a la hora de jugar y la paciencia a la hora de combinar con sus compañeros le dieron otro aire al equipo. Las posesiones eran más largas, lo que le hacía a la Gimnástica poder avanzar metros y no estar tan metida en campo contrario.

En defensa los de Pablo Lago perfectos, sin conceder absolutamente nada. Desesperaban a las jóvenes promesas de Mareo, que ante la imposibilidad de romper la zaga blanquiazul lo intentaban con lanzamientos lejanos.

La única ocasión con peligro en los primeros 45 minutos fue a pocos segundos de cumplirse el tiempo reglamentario, cuando en una falta en la frontal, para un perfil zurdo, la lanzaba Álex Zalaya, enviando el balón al lateral de la red de la portería defendida por Álex Ruíz.

La mejor para la Gimnástica iba a llegar a los 10 minutos de la reanudación. Tras un saque de banda le llega el balón a Hugo, que junto al primer palo prolonga hacia atrás donde llega solo Nacho Rodríguez, que a escaso metro de la línea de gol, con todo a placer se disponía a rematar (imagen inferior). Justo en el momento de armar la pierna llega un defensor y saca el peligro, cuando la parroquia gimnástica ya cantaba el primero de la tarde.

Pablo Lago movería el banquillo, dando entrada a Diego Rozas por Nacho Rodríguez. El extremo se iba a situar como 9 buscando con su rapidez sorprender a la zaga local.

Los asturianos tendrían una pasado el ecuador del segundo tiempo, cuando tras un centro frontal, Gorka Santamaría peinaba el balón, y Álex Ruiz con una muy buena mano despejaba a córner.

La Gimnástica tendría una clara oportunidad a 10 minutos del final. Hugo Vitienes le hace un gran pase entre los centrales a Primo (que acababa de entrar al campo por Fermín), dejándole solo ante Christian, portero rival. El delantero cántabro define con la zurda, pero el meta asturiano saca un pie extraordinario, que salva el gol de la Gimnástica cuando los torrelaveguenses desplazados a Mareo ya cantaban el casi gol de la victoria.

La Gimnástica se volcaba en ataque, viéndose claramente que no se conformaba con el empate. Presión alta a la defensa loca donde todo el equipo en bloque adelantaba líneas dificultando la salida de balón del filial gijonés. La Gimnástica tenía más el balón y atacaba más ante un Sporting desesperado por no poder absolutamente nada de daño al colista del grupo.

Acto seguido Víctor Fernández probó suerte con un fuerte lanzamiento desde lejos, que se fue lamiendo el larguero.

El último cambio será en el 87´, cuando Pablo Lago dio entrada a Dani Salas en detrimento del hoy capitán Hugo Vitienes.

Ya en tiempo de descuento, aún con la Gimnástica jugando más en campo contrario, daba la sensación que el marcador no se movería, pero Primo, con 1´sobre el añadido desataba el júbilo en la grada de Mareo ante más de los 200 gimnásticos que daban color y ambiente al partido. Alberto saca un córner, se produce un barullo en el área, pero Primo muy listo empuja el balón a la red, anotando su primer gol en lo que va de temporada llevando los 3 puntos para Torrelavega en el último momento.

Acto seguido los locales tuvieron una clara justo en la acción tras saque de centro, que a punto estuvo de acabar en gol. No iba a dar tiempo para más y la Gimnástica rompía la racha de mes y medio sin ganar, y abandona el farolillo rojo en el último partido del 2.018.

Fotos: Web del Sporting de Gijón.

Leave a Reply

Your email address will not be published.