Carta de despedida a Manolo Haro. No es un adiós, es un hasta luego, amigo.

Este sea posiblemente el artículo más duro de escribir en estos más de 6 años de andadura que llevo con Marcador Gimnástico. Y es que nos ha dejado uno de los grandes, Manuel Haro Alcalde. Y el que ha sido el primer colaborador que he tenido en este medio.

Recuerdo aquella época, fue el año donde Ezequiel Loza entrenaba a la Gimnástica, y le pedí al gran Manolo si podía echarme un cable a mi, y por ende a todo el gimnasticismo, escribiendo una Tribuna semanal sobre la actualidad blanquiazul, siempre con su particular forma de escribir. No dudó en aceptar mi proposición, siempre y cuando su tiempo le dejase y sus “problemas” le permitiesen ponerse un rato delante del ordenador a deleitarnos con sus párrafos. He de decir que tenía que estar muy fastidiado para no hacernos el artículo, ya que su compromiso era tal, que hacía cualquier cosa para no faltar a la cita. Posteriormente juntó muchos de esos artículos haciendo un libro, una joya para los aficionados.

Era crítico cuando la ocasión lo merecía, aun habiendo contestaciones inoportunas. Único en su forma de escribir y sarcástico como pocos. Una eminencia periodística en esta región, que trabajó durante décadas en varios medios de comunicación hablando sobre nuestra R.S.Gimnástica, su equipo. Aveces era crítico y otras ocasiones alababa lo relacionado con el Decano Cántabro, según tocase en ese momento, pese a que sobre todo la crítica no gustase. Algo, la crítica, que en hoy en día no se lleva en la mayoría de medios de comunicación.

Manolo me ayudó en multitud de ocasiones. Tuvimos muchas conversaciones sobre lo que Marcador Gimnástico me suponía y la cantidad de problemas que en ocasiones me dio. Y él, con experiencia, me insistía en seguir hablando con libertad, con mucho respeto, pero sobre todo con libertad. Me ayudó a aguantar algún palo que otro, y a decirme que me acostumbraría, cosas de la profesión…. Muchos encuentros con él, con un café de por medio en cualquier cafetería o visitándole en su domicilio, a él y a su adorable esposa Gloria. Un matrimonio entrañable. Mi última visita fue hace 3 semanas justas, fue el día previo del Real Sociedad “b” VS R.S.Gimnástica. Le dejé el enlace del partido preparado en el ordenador, para que pudiese ver en directo el partido de su Gimnástica, aunque rechistaba porque le daba la ETB en euskera, siempre con su particular humor. Al día siguiente le llamé para ver qué tal lo vio, y su contestación fue “perfecto Diego, la permanencia pasa por no encajar gol”. Ese fue su último partido de la Gimnástica.

Nunca te olvidaré Manolo, jamás. Suena a tópico cuando perdemos a alguien, pero es la realidad. Nunca te olvidaré por varios motivos, por lo que me ayudaste, por lo que me enseñaste (poco aprendí), por tu generosidad, por brindarme tu amistad, por abrirme las puertas de tu casa, por enseñarme tanto sobre la R.S.Gimnástica y contarme tantas aventuras junto a otro grande, Chicho Cabo, sobre nuestro equipo. Manolín, dejas un hueco en mi, en el gimnasticismo y sobre todo en Marcador Gimnástico. Un hueco que nunca se podrá ocupar. Descansa amigo, nos veremos algún día.

El funeral se celebrará mañana viernes a las 16:30 en la Capilla del Asilo San José, siendo a continuación su inhumación en el cementerio de Río Cabo.

El domingo en la previa del R.S.Gimnástica VS Izarra, habrá un minuto de silencio en tu memoria.

*Tendremos en la redes sociales un crespón negro durante una semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published.