Viejas Glorias Gimnásticas (XXXI) ALFREDO SOBERÓN FERNÁNDEZ, por Alejandro Campo.

Viejas Glorias Gimnásticas (XXXI) ALFREDO SOBERÓN FERNÁNDEZ, por Alejandro Campo.

Autor: Alejandro Campo Ruiz

Ex-presidente de la Real Sdad. Gimnástica.


ALFREDO SOBERÓN FERNÁNDEZ


LA EFICACIA ANTE EL GOL

Soberón,
fue un asturiano del pueblo de Siejo que a los tres años llega con su familia a
Santander. Sus primeros pasos en el fútbol los da en el Colegio Los Salesianos,
donde cursa sus estudios teniendo de compañeros a Callejo, Casamichana y
Armando Hermosa. Tras varias campañas en el Tolosa, Tanagra y el Racing, llega
a la Gimnástica
en la temporada 1944/45.

El
primer club federado en el que juega es el Sunderlan, de la capital
santanderina, y como curiosidad hay que reseñar que tenia que pagar 25 céntimos
los sábados para poder jugar los domingos. Pasa al Tolosa filial del Racing, en
el año 1941, y allí la alineación frecuente era la de : Villanueva, Serrano,
Lin, Marcano, Izquierdo, Quiquis, Vivar, Lavín, Soberón, Cilio y Pirolo.

En el
año 1942 llega al Tanagra donde cobra su primeras ficha por un montante de
3.200 pesetas, teniendo de compañeros a hombre famosos de aquella época, como
Ibañez, Terán, Varela, Fede, Leiras, Cavadillas, Cholo y Guzón.

En la
temporada 43/44 llega al primer equipo de la capital, milita en la tercera
división, ascendiendo a segunda y logrando Soberón el gol de la victoria en el
campo del Infiernillo del Ferrol. El once racinguista era : Caller,
Casamichana, Suarez, Modesto, Felipe, Oriozola, Soberón, Retamar, Saras, Llona,
y Álvaro.

En la
campaña 44/45 ficha por la
Gimnástica que preside Manolo Urbina y entrena Ibarra.  Tiene de compañeros a Rubio, Espor, Cholo,
Marcos Trueba, Vicente, Waldo, Vía, Terán, Soberón Curiel y Manso, alternando
también Gelín Ceballos y Pancho Aroca. Al once gimnástico había llegado de la
mano de Jesús Terán y Vicente Pedregal. Cobra 7.000 pesetas de ficha y 500
pesetas al mes.

El segundo
año en el Malecón también forman Pondal, Juanco, Alonso, Pedrin y Canero entre
otros. Tras las dos temporadas en la Gimnástica un año en el Barredas, entrenado por
Telete, y otro en el Tortosa donde simultanea las labores de jugador y
entrenador para prácticamente abandonar como profesional.

Todavía
se recuerda entre los viejos aficionados un partido disputado en Adarzo contra
el Tanagra, que ganaba la
Gimnástica por dos a uno, consiguiendo Alfredo los dos goles,
el segundo a falta de dos minutos para acabar el partido. Un balón rechazado
por la madera fue rematado de cabeza a las mallas entre las ovaciones de los numerosos
aficionados que acompañaban a la
Gimnástica. “Fue el gol del pavo, trofeo que le fue entregado
al jugador”

Es un
partido que se ganó al Racing por 5-3, yendo perdiendo por 0-2, Soberón marcó
tres de los tantos gimnásticos y dos de los racinguistas fueron obra de nada
mas y menos que de Miguel Muñóz, el que fue seleccionador nacional, que jugaba
en el Racing de interior. Soberón estuvo a prueba con el Betis, Cartagena, y
Español. Disponía del titulo de entrenador, recibiendo un homenaje del Colegio
de Entrenadores de Cantabria, habiendo ejercido como tal en el Barquereño,
Barreda, Gimnástica Juvenil y Obregón. En el Barreda ascendió de  la Regional a Tercera División. Se casa en Torrelavega
en el año 1.955 y fija su residencia en Santander durante cuatro años, al cabo
de los cuales vuelve a la
Ciudad del Besaya, donde residió con su familia, regentando
un comercio en la zona céntrica de Torrerlavega.

Jugó
en la Gimnástica
desde 1944 a
1946, disputando 36 partidos de liga y anotando 24 goles.

Leave a Reply

Your email address will not be published.