¿Se está siendo demasiado duro en el Malecón con nuestra R.S.Gimnástica?

Lanzo esta pregunta y saco este debate a colación del ambiente que se viene viviendo últimamente en el Malecón, o incluso en las redes sociales con respecto a los últimos partidos.

De todos es sabido, que el Malecón pesa, y que el ambiente para lo bueno y para lo malo es incomparable con casi cualquier otro equipo del grupo en segunda “b”. Imaginaros compararlo con equipos de tercera, mientras hemos estado en el infierno 5 años. El Malecón es un campo que te lleva en volandas si las cosas marchan bien, y que te destroza si el camino se llena de pinchazos y derrotas. Uno lo sabe desde que era bien chiquito, e iba al Malecón, con la Gimnástica de Manolo Preciado en mis primeros recuerdos como gimnástico.

Yo, con esta página como medio de comunicación, y que a parte de informar y “entretener” diariamente al aficionado gimnástico desde hace 6 años y medio, y que de siempre he tratado dar mi punto de vista sobre lo que observo en torno al club en todos los ámbitos, he sido bastante crítico con el equipo cuando se competía en 3ª división. Una categoría menor para esta afición, y donde cada futbolista que venía lo hacía con el objetivo de ascender. Evidentemente cada año con más posibilidades debido al presupuesto.

Como digo, he sido muy crítico con nuestro equipo los últimos años. Yo he visto a mi equipo perder con el colista de 3ª en el Malecón, he visto como otro equipo colista nos metía 3 goles en su campo, o cómo íbamos al Eusebio Arce y nos endosaba 4 la Unión Montañesa de Escobedo. O lo que es peor, perder una liga en Selaya cuando dependíamos de nosotros mismos. Eso es muy duro, y creerme, no lo quiero volver a vivir. Ni como gimnástico, ni como socio, y ni mucho menos como medio de comunicación. Me ha encantado con Marcador Gimnástico ir a Mendizorroza, a Las Gaunas, a Ipurua o al Sardinero.

Noto los últimos dos meses un ambiente en el Malecón que a mi no me gusta nada. Hay gente que entra al campo ya enfadada. Lo primero porque cuesta aparcar, después porque debido a los tornos hay una parte de socios que tardar en entrar, y ya se mezcla todo con un fútbol poco vistoso y donde no se están sacando resultados…..y el Malecón en ocasiones se convierte en una caldera, con una parte (pequeña) de aficionados que se dedican a insultar y menospreciar la labor de nuestros jugadores y de nuestro cuerpo técnico desde el minuto 1. Y estos me dirán: “estoy en todo mi derecho de pitar y recriminar a quien quiera”, “¿y quién eres tú para decirme algo?”. Todo correcto, cualquier respuesta la tomo por válida, pero…. ¿no estamos siendo demasiado duros?

Miren. Recuerdo a principio de temporada, creo que fue en la previa de la primera jornada en Irún cuando en antena, en Arco FM me comentaba Jesús García Bermejo que la Gimnástica tenía equipo de sobra para mantener la categoría. Yo, muy cauteloso, y a la expectativa, me conformaba desde el día 1 con acabar la liga en la 15ª plaza. Sabiendo que cada semana jugaríamos con una mayoría de jugadores que el curso pasado ganaron la liga de tercera división en la última jornada. Siempre he creído que hoy somos un buen equipo de tercera, compitiendo en 2ª “b”. No digo que seamos un equipo muy malo, si no muy limitado de calidad (como otros equipos del grupo), que podría lograr su objetivo si se conseguía una idea y éramos conscientes desde el primer día del equipo que teníamos y del objetivo en mente.

Desde el primer partido sabía que cada punto logrado había que celebrarlo, y se sangraría cada uno de ellos hasta cada minuto 90. Y así hemos estado todos los partidos, sufriendo mucho, ya sea ganando o perdiendo. Y lo que creo es que siempre hemos competido. Se han ganado 4 partidos, se han empatado 6 y hemos caído en 11. De esos 11, en 8 hemos llegado al tramo final a un gol de sacar un empate, compitiendo. Salvo ante el Vitoria, salvo el partido ante el Oviedo “b” y salvo ante el Langreo, la Gimnástica ha competido. En 18 de los 21 partidos. ¿Que no es consuelo caer con dignidad en 8 de las 11 derrotas? Claro que no, pero es lo que hay. ¿Alguien soñaba hace un año con estar en esta situación? Yo os soy sincero, y es que no creía estar así ahora, ni siquiera en el ascenso, incluso el día del sorteo lo veía muy muy complicado.

A mi me encantaría que mi equipo saliese a jugar al toque cada partido y que estuviéramos en el lugar del Langreo, séptimos con 32 puntos y la salvación virtualmente conseguida. Pero eso es irreal, y no tenemos un equipo para ello. Ojalá cada 15 días cuando los torrelaveguenses fuesen al Malecón vieran en su equipo a los Diego Camacho, Chili, Antonio Fernando o Nando Vidiella. Ojalá!!! Pero vivimos el día a día que nos toca, y creo que en cuanto a la deuda y al infierno, estamos viendo la luz al final del túnel. Seguimos en un túnel donde presupuestariamente nos hace vivir entre los 2 o 3 equipos más humildes del grupo, y hay que ser consciente.

¿Que hay cosas que no me gustan del entrenador? Por supuesto. No me gustó la apuesta de Hugo en el carril diestro, no me gusta que dé bandazos con el sistema, saliendo en ocasiones con 4 atrás, cuando considero que la lentitud de la defensa y de parte del medio campo hace que como salgamos más atrevidos, nos hagan como el Durango y el Langreo, y nos pinten la cara. Pero esto ya son aspectos, que cada aficionados al fútbol que somos tenemos nuestros pareceres. Lo que no entiendo es la crítica feroz ante el entrenador, donde en ocasiones los aficionados van al Malecón, no critican la alineación ni el sistema, pero cuando llega el gol en contra nos echamos encima de Pablo Lago. Y considero que no es justo. Pero esto es fútbol, y en este deporte la justicia no existe, y un entrenador “vale” tanto como su último resultado. Recuerdo el último partido del 2.018 cuando se ganó en Mareo y acabamos el año fuera del descenso, el entrenador casi sale “manteado”.

Respeto al máximo quien pide su cese. Hay quien me comenta que habrá que “mover” el árbol, y ver si otro entrenador da con la tecla y cambia esta dinámica. Por hacer algo y no quedarnos de brazos cruzados. Puede ser, y repito, lo respeto. Yo no estoy de acuerdo, y no lo estoy porque Pablo nos ascendiese, o porque sea una buena persona. Creo que debe de seguir porque él puede sacar al equipo del descenso, y le veo capacitado para hacerlo. Estoy en contra de todas esas confabulaciones en medios donde hace meses ya “le echaban”, comentando que había mal ambiente en el vestuario contra él. O que ya tenía sustitutos. Mentiras y más mentiras.

Veremos qué ocurre el domingo, y en próximos partidos, de si el equipo espabila o se mete en el pozo. Por el momento, a todos solo nos queda apoyar y remar en la misma dirección, creo que es el único camino para sacar esto adelante. Torrelavega es tan grande, y su afición tan caliente, que estoy seguro que de nuevo en mayo, estaremos por las calles de nuestra ciudad celebrando otro nuevo éxito de nuestros guerreros.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.