¿Puede ser Alberto Gómez, el mejor fichaje de la R.S.Gimnástica en este mercado invernal?

Creo que lo he comentado alguna vez, y es que soy un defensor a ultranza de Pablo Lago. Ya no por el increíble ascenso del curso pasado donde su sello en el equipo fue imborrable. Creo que este curso está haciendo todo lo posible por lograr la permanencia, a pesar de ofrecer un juego poco vistoso, el asturiano trata de rentabilizar lo que tiene al máximo con el único objetivo de sacar la mayoría de puntos posibles.

Pero para mi ha desaprovechado a uno de sus jugadores en demasía. Y es que Alberto Gómez en la primera vuelta del campeonato ha sido algo así como un jugador residual, sin minutos, sin oportunidades, que denotaba una clara confianza del míster en él de cara a tener una participación cuanto menos, mínima. Y es que el joven centrocampista ha jugado más en los dos últimos partidos, que en las 17 primeras jornadas. Entre agosto y septiembre jugó 132 minutos, entre octubre, noviembre y diciembre solo compitió 43 minutos, hasta ese último partido del año donde en Mareo nos agradó a todos disputando todo el partido.

Según Alberto y el propio Lago, tras una reunión a finales de noviembre, el jugador pide salir por la evidente falta de oportunidades. Y es que Alberto era el segundo jugador de campo con menos minutos del equipo. El míster le trasladó que le gustaba y que la temporada es larga, paciencia. Parece que tarde, pero esos oportunidades han llegado, y es que el equipo ha notado su participación sobre todo cuando la posesión era de los blanquiazules. Criterio a la hora de jugar, verticalidad, buenos pases y una oxigenación tremenda a sus compañeros han sido cualidades que se vieron ante el Sporting “b” y ante el Calahorra. Es complicado hacer una alineación cada semana cuando tienes un centro del campo tan diverso, y donde cada jugador te ofrece algo muy distinto del resto. Palazuelos destaca por su llegada, por su presencia física y su liderazgo en la medular. Cusi es ese centrocampista de contención que todo lo corta, ayudado también por su envergadura y esos más de 300 partidos en la categoría. Víctor, quizá el más completo, lo hace todo bien, y en distintos puestos, siendo posiblemente el jugador que más se sacrifica por todo el conjunto. Alberto es el más distinto, el que más talento tiene a la hora de tocar la pelota y el que tiene unas características bien distintas en un conjunto no repleto de calidad y técnica.

De lo que más ha llamado la atención, es que el míster sabiendo estas características del jugador cayonés, las desaprovechase en unas circunstancias donde el equipo tocaba fondo. Seguro que con sus últimas actuaciones, el ex del Caudal de Mieres pasa a tener otro papel dentro del conjunto. No será la solución para la permanencia, pero si una gran ayuda para una segunda vuelta donde la Gimnástica deberá de sumar más puntos que en la primera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.