La Tribuna de Manolo Haro: “Seguimos en caída libre. ¿Debemos preocuparnos?”.

Rotundamente, sí. De hecho, ya somos muchos los que estamos preocupados. El tiempo va gastando jornadas, partidos y no arrancamos.

Tímidos atisbos con más deseo que realidad, nos van dejando un balance muy pobre. De esos que nos instalan en un puesto de los que tanto cuesta escapar.

Tradicionalmente soy de los que ven la botella medio llena. Sobre todo, cuando de nuestra GIMNÁSTICA se trata. Pero los números no engañan. Dicen la realidad de las cosas. Una realidad que nos preocupa a la vista de lo que marca la clasificación.

Mal contados, 4 o 5 puntos más, nos harían mirar con más optimismo. Y lo curioso es que se pudieron lograr, pero dejamos escapar alguna oportunidad apropiada cuando conseguimos adelantarnos en el marcador, aunque al final el adversario nos remontó.

Ahora, a la vista de la última derrota, suenan «tambores de guerra». Y no hace falta señalar hacia dónde apuntan, aunque estoy convencido de que reconvertir la situación es difícil, pero no imposible. Entrega y compromiso no faltan. Ganas, tampoco. ¿Será cuestión psicológica? No sé, pero algo hay que hacer. Un golpe de autoridad no vendría mal. Y si aun así no despertamos, entonces deberíamos empezar buscando a quien recomendarnos.

No quiero cerrar sin hacer referencia al último desplazamiento a Oviedo. Una vez más, tengo la sensación de que, organizativamente, también vamos a la cola. Resulta que el partido era a las 12 de mediodía y el autobús del equipo llegó al campo prácticamente con el tiempo justo de saltar directamente al terreno de juego.

Pues nada. Que no mejoramos. Ni en lo deportivo ni en lo demás. Y es que, claro: si se lo reprobamos al máximo dirigente, seguro que su respuesta sería la misma : -«Cógelo tú y hazlo mejor». Y tiene razón.

Mientras tanto, sí. Estamos preocupados. Y mucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published.