La Tribuna de Manolo Haro: “Han tenido que pasar 300 días para sufrir una derrota.”

Que íbamos a perder, era normal. Alguna vez tenía que suceder. Y si echamos la vista atrás, observamos que ha pasado un tiempo importante. Nada menos que 300 días, según datos del Club. Y de sufrir la primera derrota, cuanto antes mejor. Queda más tiempo para corregir y rectificar cosas, lo que no quiere decir que no vuelva a pasar.

El camino es largo.  Esto no ha hecho más que empezar. Siempre digo que afrontamos una larga “travesía del desierto” y con ello hay que contar. Somos los recién llegados, pero con la máxima ilusión y capacidad para hacernos un hueco tanto como el que más.

No hemos ganado aún, pero las sensaciones son positivas. Tenemos 2 “puntucos” que saben bien, porque se han conseguido a base de actuaciones que ilusionan, que convencen.

La derrota en Tudela puede tener su origen en la acumulación de partidos con viajes incluidos y un desgaste físico añadido en apenas una semana.

No es por justificarlo, pero pudo resultar mejor, ya que Nacho (¡una vez más Nacho!), adelantó a la Gimnástica en el marcador, pero el acoso local culminó con su remontada aprovechando el vaciado de los nuestros. Pero esto, como digo, acaba de empezar.

Ahora hay que pensar en los próximos compromisos. En sumar de 3 en 3, ya que situarnos en 5 puntos -y no digamos en 8-, supondría un “colchón” de tranquilidad de cara a enfilar la competición con mayor confianza.

Ahora mismo compartimos clasificación con el Sporting-B  (2 puntos cada uno), pero nuestro próximo  visitante será el Vitoria, con 1 punto menos, igual que Gernika, Arenas de Getxo y Durango, posiblemente equipos de nuestra Liga, junto al actual colista, Amorebieta, que aún no ha puntuado.

Creo que serán ellos los que se la jueguen con nosotros, pero a partir de aquí, vemos rivales potencialmente más poderosos, como los filiales de Oviedo o Real Sociedad. Sin embargo, los del Athletic-B, que comparten liderato, no pudieron con nosotros. Señal inequívoca de que podemos contar y contaremos, de cara al primer objetivo final: mantenernos… de momento.

Y que pase otro montón de días sin conocer la derrota. Ojalá.

Leave a Reply

Your email address will not be published.