La R.S.Gimnástica se está condenando a base de errores grotescos en defensa, que le han costado ya muchos puntos.

Preocupación en la afición torrelaveguense por la dinámica de derrotas en la que se encuentra el Decano Cántabro.

No fue mala la vuelta de la R.S.Gimnástica a la segunda división “b” en las primeras semanas con el empate en la primera jornada en Irún y después ante todo un Athletic “b” con el mismo resultado en la quiniela. Sobre todo destacable ese segundo partido de liga ante el filial vizcaíno, donde los de Pablo Lago merecieron mucho más y ante un equipo que visto lo visto, ha ganado los otros 4 partidos jugados y todos por goleada, siendo el líder a día de hoy.

Pero a partir de ahí y ante equipos aparentemente no tan fuertes como los anteriores es cuando hemos visto la peor versión de nuestra Gimnástica. Pocas ocasiones en ataque y errores garrafales en defensa que le han llevado al Decano Cántabro a encadenar 3 derrotas consecutivas y seguir sin ganar en las primeras 5 fechas del calendario. Y no será porque este equipo no trabaje, que lo hace durante la semana y a alta intensidad, pero los desajustes que hay en defensa obligan a corregirlos más pronto que tarde si no queremos tirar por la borda en 4 días el complicadísimo ascenso que consiguieron casi los mismos jugadores la campaña anterior.

Y no es cuestión de nombres, porque en Tudela fue Camus con un error en la salida de balón, el domingo ante la Amorebieta fue Cristian con un absurdo penalti en el lateral del área, otros días ha sido Borja Docal y así podíamos seguir casi completando toda la zaga. Hay momentos en los partidos que la defensa está rayando un nivel extraordinario, y de repente se cometen una serie de errores que hacen encajar dos goles, y tirar por tierra todo el trabajo realizado primero. Llama la atención que este equipo se ha adelantado en el marcador en 3 de las 5 jornadas disputadas y no ha acabado cerrando ni un solo partido. Y en las 3 veces que hemos empezado ganando, ha sido en la primera mitad, y en ese primer tiempo no hemos sabido aguantar la diferencia, marchando al vestuario al descenso con empate, e incluso perdiendo como ante el Amorebieta.

Sigo viendo a este equipo que tiene un solo plan, que es salir a defender y no encajar gol, renunciando casi al completo por el ataque, y puedo llegar a entenderlo en ciertos momentos, pero esto es correr un riesgo enorme, ya que si tienes un despiste como viene pasando, da la sensación de que no hay otro plan para jugar. Coincide en estas 3 derrotas seguidas el mismo sistema de 3 centrocampistas, aunque siempre uno de ellos está muy adelantado jugando casi en paralelo con el 9 de turno, algo que no entiendo. Ante el Vitoria fue Víctor el medio más adelantado, y ante el Amorebieta Palazuelos. Creo que se desperdician las cualidades de los centrocampistas con más fútbol en sus botas, al sacarlos de zona y hacerles jugar con tanto fútbol de espaldas y no de cara. Quizá lo más lógico para acompañar al 9 sea sacar otro delantero o un jugador que enlace como Cagigas, pero no seré yo quien diga al entrenador que nos dio el ascenso cómo tiene que salir. Solo es una opinión.

Es urgente que este equipo quite el miedo a competir en esta categoría. Veo que salimos a los partidos pensando que jugamos ante equipos invencibles y que solo atrincherándonos sacaremos algo positivo, y no es así. La mitad de los equipos o más son de un nivel parecido al nuestro, y sobre todo cuando jugamos en el Malecón y ante nuestra gente debemos de salir con ambición. Hay que salir a por los partidos, porque de seguir tan timoratos nos va a costar “rascar” algún punto.

Y por acabar, innegociable está siendo el trabajo, el derroche y las ganas de nuestros jugadores, de hecho aún habiendo perdido 3 partidos seguidos el domingo el público les aplaudió. Por ganas está claro que no es, ahora eso sí, vamos a comenzar a jugar al fútbol si no queremos volver a la 3ª cántabra en cuestión de 4 meses.

Leave a Reply

Your email address will not be published.