La R.S.Gimnástica el domingo en el Sardinero perdió los 3 puntos, pero ganó en el resto.

Los de Pablo Lago cayeron con la cabeza muy alta, ante el mayor potencial económico de toda la segunda "b".

Me repito casa semana, ¿sabéis de dónde venimos? A estas alturas, hace un año, éramos quintos en la peor tercera división de toda España. El futuro era tan negro como en las 4 temporadas anteriores.

Mirad dónde estamos ahora. Fuera del descenso en la 2ª división «b», y dando una imagen honrosa, digna e impecable en las 14 jornadas que hemos disputado. Este equipo ha perdido la mitad de sus partidos, pero en todos el equipo ha salido aplaudido, y en el Sardinero no iba a ser menos. No quiero reiterarme, y hablar más de todo lo que ya se ha hablado, pero caímos por un gol, e ilegal. Ante el Racing de Santander, ese conjunto que algunos decían que nos iban a meter 5, o 6 o incluso 8. Les complicamos el partido, no se sintieron cómodos en ningún momento y tuvieron que acabar perdiendo tiempo en un córner en el 93´.

Perdimos los 3 puntos, pero ganamos muchas cosas. Salimos con la cabeza alta de la capital cántabra. De los 14 futbolistas que participaron, 12 venían de 3ª división. Varios no sabían lo que era competir en esta categoría hasta este año. Y con eso, y con más, incluido el gol con la mano….caímos solo por un gol de diferencia. Los torrelaveguenses desplazados salieron contentos, de ver a su equipo jugarle de tú a tú ante todo un coloso. Nuestra imagen intacta, como siempre, aunque desde algunos sectores se quiera manchar. Y es que pese al menosprecio de algunos medios de comunicación, y el olvido de muchos estas temporadas, escuece ver al Decano del Fútbol Cántabro incomodando al equipo de la capital cántabra. Molestamos. Incomodamos. Y es que aquí nunca hemos pasado por el aro… A algunos les molesta hasta jugar contra nosotros…

Y en cuanto a nuestra querida, amada y espectacular afición. ¡¡BRAVO!! Sois lo más grande que le ha pasado a este club en estos 111 años. Estuve en tribuna, en la zona de prensa, y estar en el Sardinero por primera vez en mi vida en un partido ante la R.S.Gimnástica, y escuchar continuamente a nuestro sector las típicas canciones del Malecón, no hacía más que ponerme el vello de punta. «Ale Torrelavega, ale ale, ale Torrelavega….» Imposible sentirme más orgulloso…

Ahora, a pensar en el Durango, nos va la vida en ello, es nuestra liga, y donde hay que ganar o ganar.

PD: Sigamos molestando.

Leave a Reply

Your email address will not be published.