La Gimnástica venció en Gobela en otro encuentro que supo madurar, y que remató al final.

Los de Pablo Lago consiguen los mismos puntos en las dos últimas jornadas, que en las 10 anteriores.

Quién nos iba a decir, que tras llegar a la 10ª jornada liguera, con 6 puntos en el casillero y bastantes dudas en el equipo más por el escaso bagaje eso si, el equipo engancharía dos triunfos seguidos, lo que le harían salir de «la quema»  con dos partidos muy complicados, ante Mirandés y Arenas, de los más enrachados del grupo.

Y es que el equipo se lo ha ganado a pulso. Una defensa casi inexpugnable, mucha generosidad de todos los jugadores, continuas ayudas y una idea y esquema de juego que le está saliendo al míster al dedillo. Una de las mejores ha sido en ataque, donde llegamos más claramente y con más jugadores que a principio de temporada. Los carrileros aportan más ofensivamente y eso se traduce en más llegadas al área rival.

El de Gobela fue un partido muy igualado. El Arenas dispuso de más posesión, pero sin profundidad y apenas llegadas. Supimos esperar al tramo final, hasta que llegó la internada de Rozas con centro final, donde Barbero muy generoso le cedió la pelota a Hugo para que este de un golpeo seco hiciese que los 3 puntos regresasen a Torrelavega en el primer triunfo a domicilio del Decano Cántabro.

Y ahí estamos, con 5 equipos por debajo en la tabla clasificatoria, con un partido, el próximo, donde recibimos al equipo que tenemos delante en liga, el Izarra. Uno de los partidos más importantes en lo que quedan de 2.018, ya que será uno de esos equipos con los que nos pelearemos por no bajar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.