“General o Preferencia”, por Carlos Durán.

En fútbol estamos relativamente acostumbrados a comprobar cómo puede variar el rendimiento de un equipo drásticamente de una mitad del encuentro a otra, y el domingo nuestra Gimnástica en El Malecón fue un claro ejemplo de este tipo de situaciones. A veces es difícil encontrar explicación a estas metamorfosis futbolísticas, aunque estaremos de acuerdo en que en esta ocasión no tiene demasiado secreto.

Debemos de estar encantados con el partido ante el Real Oviedo B, primero por el encomiable desgaste físico y mental de los futbolistas torrelaveguenses, segundo por la espectacular y merecida victoria en el último suspiro y en último pero no por ello  menos importante el ambiente del que disfrutamos últimamente en nuestro estadio, ya que pasamos de los dos mil espectadores habitualmente a pesar de nuestra mala clasificación en la tabla.

En cuanto al pero que debemos ponerle al equipo podemos buscarlo en el motivo del que hablaba con anterioridad, es decir, porqué estos jugadores pueden cambiar tan radicalmente de la primera parte a la segunda. Y ahí me centraré en Dani Mori, porque si en la primera parte jugamos a llegar con sucesión de pases desde nuestro área, en plan equipo grande y por lo tanto interpretando el juego como no nos interesa, en los segundos cuarenta y cinco minutos fuimos más nosotros, equipo pragmático, intentando llegar con rapidez al área rival y sin complicar la vida a nuestros tres centrocampistas de ayer, Palazuelos, Víctor y Alberto dentro de un 4-1-4-1. Porque al iniciar desde atrás acabamos buscando a estos tres futbolistas de espaldas al arco rival, y ahí la destreza necesaria para perfilar el cuerpo, dominar el espacio y realizar la maniobra técnica con un rival o dos encimando se nos escapa, acertar en estos quehaceres es propio de futbolistas caros, y en Mies de Vega no andamos sobrados de eso. Por ello nuestro míster debe de intentar simplificar el juego a nuestros creadores, juguemos más en largo y así conseguiremos que estos jugadores rindan como mejor saben, mirando hacia la portería contraria, él lleva 20 días como técnico pero nosotros llevamos 7 meses viendo los bandazos del destituido Pablo Lago. No más dudas, verticalidad y partido en campo de nuestro adversario, se necesita ganar, no dudemos, dejemos la pedagogía futbolística para la próxima pretemporada.

Pregunta de Marcador Gimnástico: “¿De qué forma ves al equipo sacando las mismas victorias que hasta ahora, en solo 11 jornadas y con un calendario difícil?”

Centrémonos en parecernos de una semana a la próxima, en correr siempre más que el rival, y en trabajar la concentración colectiva en labores defensivas. Sí enrachamos puntos como en estos tres últimos partidos llegaremos vivos. La permanencia es el objetivo no una obligación, calma con las prisas. Partido tras partido.

Pregunta del aficionado: “¿Tras haber defendido en varios momentos que jugar con tres centrales esta temporada era innegociable, como lo ves ahora?

Hemos jugado con defensa de cuatro y  con defensa de cinco indistintamente a lo largo de la temporada, y los números nos dicen que con tres centrales sumábamos más puntos. Sin embargo esto ya no es así, y el principal motivo del cambio  a mi entender lo ha provocado la llegada a finales de año de Ramiro, es con diferencia el mejor central de todos y hace mejores a los que juegan con él, por lo que ahora ya si competimos teniendo una línea de cobertura con cuatro jugadores.

Mi puntuación para el “IV Trofeo Chicho Cabo al Pundonor”: 5 puntos Alberto Gómez, 3 puntos Diego Rozas y 1 punto Giovanni. (Fer merece un reconocimiento especial por presentarse en el área pequeña contraria en el 91 y acertar a meterla).

Leave a Reply

Your email address will not be published.