El domingo la R.S.Gimnástica se quitó de encima los continuos malos resultados cosechados en Sarón.

Llegábamos a este partido en una espectacular racha, acortando en cierta medida la distancia del líder con nosotros y con unas sensaciones inmejorables. Pero había un problema, visitábamos el campo maldito en las 4 temporadas anteriores, donde no solo no habíamos ganando nunca si no que no habíamos sido capaces de anotar un solo gol. Datos que reflejaban lo mal que se le daba a la Gimnástica el Fernando Astobiza, donde Jesús Mantecón manejaba los partidos como nadie ante un equipo que se le daba bien.

Además, como era de esperar, un campo encharcado de agua donde se sumaba la continua lluvia que caía durante los primeros compases de encuentro. Parecía que otro año la victoria en Sarón se hacía esperar. Pero la verdad que la actitud del equipo fue encomiable, supieron bajar al barro, batallar con la misma intensidad que su rival y en el tramo final lo bien que está trabajada la estrategia hizo que llegase una nueva victoria, festejada como no podía ser de otra manera por una afición ansiada de triunfos y buenas noticias.

Y es que este equipo ha tocado fondo, y ha sabido escuchar muchas críticas. Se hizo un comienzo de liga para olvidar, con unos jugadores de los que se esperaba mucho más. Afortunadamente han dado la vuelta a la situación, y han convertido en alabanzas esa duras críticas de los primeros meses. La mejoría es incuestionable y el futuro solo depende de ellos. ¿La obligación? Seguir ganando, y apretando, y más, y más….

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.