Con la vista puesta en el partido de mañana….

Esos grandes aficionados que no se pierden un solo entrenamiento de su equipo, se venga de un fin de semana de alegría, o de tristeza. 

Uno observa atentamente los ejercicios, viendo trabajar al equipo, deseando que cojan el tono suficiente como para que remonten una difícil eliminatoria.

Otro con su pin gimnástico, siempre, nunca le abandona.

Leave a Reply

Your email address will not be published.